Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Redacción
Viernes, 3 de agosto de 2018 | Leída 494 veces

Aprovechar los entrenamientos y sacar jugo a los partidos

Guardar en Mis Noticias.

Aprovechar al máximo los entrenamientos


Entrenamiento que pierdas, entrenamiento que no vuelve.


[Img #4740]El entrenamiento es el motor principal de la evolución del equipo, y como tal debes aprovecharlo al máximo. Debes comenzar el entrenamiento sin retraso y acabarlo con la sensación de aprovechamiento máximo, por supuesto, sin sensaciones de agobio.
No se trata de introducir muchos ejercicios y tareas distintas, sino de aprovechar al
máximo los dos o tres que haya.


El entrenamiento debe estar muy bien preparado y es conveniente que tus jugadores reciban un anticipo, en forma de charla previa al entrenamiento, para que sepan lo que van a trabajar y así en el campo se eviten pérdidas de tiempo que se puedan evitar y se puedan invertir en la práctica de las tareas preparadas. Por supuesto, en el entrenamiento tienen cabida las charlas para aclarar y explicar conceptos, incluso para el reforzamiento de los mismos tras su práctica, pero has de evitar siempre tener mucho tiempo parados a tus jugadores en un entrenamiento, ya que hará que los mismos pierdan ritmo de trabajo y además dará la sensación de entrenamiento flojo.


En este sentido, los entrenamientos deben estar llenos de ritmo. Todos los ejercicios y acciones de juego deben tener muy buen ritmo para que de esa forma tu equipo luego
compita con ritmo.


Saber sacarle el “jugo” a cada partido de competición


El partido nunca debe de quedar solamente en ganar, empatar o perder.


El partido es una fuente de información valiosísima para el progreso y mejora del equipo,[Img #4741] tanto a nivel grupal como individual. En muchas ocasiones es como hacerle una radiografía al trabajo del equipo. Dentro de esa capacidad de observación que se te presupone como entrenador y director de un grupo de jóvenes, debe estar el saber identificar cada señal, cada detalle, cada información relevante que podrás obtener de cada partido, para verificar el progreso del trabajo que se está realizando en los entrenamientos para el juego del grupo y para la evolución individual de cada jugador del equipo.


Tanto de las victorias, de los empates, como de las derrotas, se pueden sacar conclusiones positivas y negativas. Conclusiones que sirvan para afianzar aquellos comportamientos y aquellos conceptos que se estén consolidando, como para analizar y mejorar los otros que no se están consiguiendo. Perdiendo se puede sacar a la experiencia una serie de enseñanzas que nos permiten reconvertirla casi en triunfo, por lo tanto, tras una derrota nunca dramatices, sé inteligente, y aprovéchala para convertirla en posteriores victorias.

 

Dentro de las señales que un partido nos puede aportar, está también la evolución individual de cada jugador. Dicha evolución puede ser de muy diversos tipos, como táctica, de mejora técnica, de regulación de su nivel de activación, de su comportamiento tras el acierto o el error, de su competitividad, … Cada partido, es una ocasión única, de recibir un feedback sobre la evolución del trabajo que se está realizando, aunque siempre tendrás que saber traducir los mensajes del partido, porque siempre estará condicionado por situaciones competitivas, meteorológicas, de altura de temporada, de la presión recibida por el entorno.

 

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress