Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 7 de agosto de 2018 | Leída 1223 veces
PSICOLOGÍA

El portero de fútbol necesita liderazgo, ambición y sentido de superación

Guardar en Mis Noticias.

“Si el delantero falla se dice que es por mala suerte, mientras que si lo hace el portero, se atribuye a él el error o la pérdida del partido. Su responsabilidad es muy grande”, afirma Germán Idoate, director deportivo en Unión Deportiva (U.D.) Mutilvera, club de fútbol de Pamplona.

 

El puesto del portero dentro de un equipo de fútbol es muy específico, con características diferentes, y hay que tratarlo como tal. El calentamiento es un ejemplo de ello, pues suele ser distinto al que hace cualquier otro jugador. “Si el equipo rival bombea muchos balones, se calienta más ese aspecto".

 

Pero además de la preparación física, hay que cuidar la psicológica, poniendo especial mimo en su autoconfianza, concentración y el control de su ansiedad.  

 

[Img #14654]

 

 

¿Cómo debe prepararse psicológicamente un portero de fútbol?


La figura del portero es clave dentro de un equipo. Su papel ha pasado de parar posibles goles, a dirigir a sus compañeros, especialmente a los defensas, generando en ellos seguridad y confianza. Por tanto, “su preparación psicológica es esencial para el buen funcionamiento del equipo y necesitan estar listos para aumentar su máximo rendimiento ante todas las posibles circunstancias que puedan darse antes, durante y después de un partido”, explica Ana León Alonso, psicóloga con habilitación sanitaria y directora del centro En Madrid Psicólogos.

 

En su rendimiento influirán diferentes factores psicológicos, por lo que recibir un adecuado apoyo por parte de los entrenadores y psicólogos facilitará que la balanza entre satisfacción y sufrimiento, que este deporte puede producir, esté equilibrada.

 

Debido a las tan elevadas exigencias ante las que esta figura del fútbol está sometida, necesitará de un programa de ayuda psicológica enfocada en el control de su activación psicofisiológica (ansiedad), dificultad para concentrarse, pensamientos negativos y catastrofistas, expectativas no realistas, manejo de la frustración e impotencia, fomento de la paciencia, adecuada gestión de la incertidumbre, manejo y equilibrio de emociones muy intensas -tanto en exceso como en defecto- y saber afrontar la soledad, que en muchos casos pueden llegar a experimentar en el área de juego. Así lo cuenta la directora de En Madrid Psicólogos.

 

Por su parte, Idoate señala que el entrenador de porteros -que habitualmente ha jugado anteriormente de guardameta- le irá transmitiendo unas pautas a seguir sobre la confianza, concentración y atención, entre otros aspectos. El entrenador del resto del equipo también le guiará.

 

Aspectos del ámbito emocional que hay que trabajar


Son muchos los procesos mentales y emocionales que un portero necesita saber gestionar. Su rendimiento es clave. Los éxitos tienden a atribuirse al conjunto del equipo, pero muchos de los fracasos recaen severamente sobre el portero. Esta carga emocional sumada a las situaciones estresantes propias de este deporte, pueden desestabilizarles.

 

Desde el abordaje psicológico, relata la experta, será importante valorar las expectativas puestas en el partido y aceptar tanto el éxito como la derrota. Aunque es importante ganar, debemos aceptar que también podemos perder, y estar preparados para ello. El miedo al error genera ansiedad y esa ansiedad no nos permitirá jugar con destreza.

 

Este miedo está asociado a la ansiedad anticipatoria, prosigue León, “cuanto más me centro en que no quiero que bajo ningún concepto ocurra algo, más predisposición psicológica y conductual se dará para que suceda. Y esto no sucede porque yo lo haya presagiado, sino porque ese pensamiento me genera una actitud de catastrofismo que me impedirá demostrar todas mis habilidades en el campo”.

 

Ya se ha demostrado que una fuente de éxito en el deporte de alto rendimiento es la capacidad para disfrutar de lo que hago, de la tranquilidad, seguridad, motivación y confianza que tenga en mí mismo.

 

Es importante que “entrenen” sus pensamientos, que el discurso interno que tengan esté cargado de afirmaciones positivas, con expresiones de seguridad y determinación sobre lo que van a realizar. “Dudar de ellos mismos les impedirá tomar decisiones correctas, llevándoles incluso al bloqueo”, indica la responsable de En Madrid Psicólogos, añadiendo que hay que potenciar y hacerles conscientes sus fortalezas y debilidades.

 

Será importante dotarles de herramientas adecuadas para el control de la activación y ansiedad. La ansiedad se activa debido a temores ante la posibilidad de que ocurra algo que considero peligroso (no parar un gol, perder, crítica por parte de los demás…). Un alto estado de nerviosismo puede ser negativo para el rendimiento del portero. Es clave que aprendan a estar en el aquí y el ahora. Más sentir y menos pensar durante el partido.

 

Según Idoate, “la autoconfianza es la que logrará que un fallo durante el partido no estropee el resto del encuentro. Debe estar preparado para olvidarse de esto y seguir jugando”. Asimismo, menciona la importancia de la seguridad en sí mismo del portero, que debe transmitir al resto del equipo.

 

Entrenar su concentración para mantenerse alerta todo el partido


La separación del portero del resto de jugadores durante el partido y la soledad que experimentan, puede ser un enemigo. Para mantener su atención será clave que se centre en la acción del juego, manteniendo un estado de alerta necesario para poder rendir óptimamente cuando sea su turno. La psicóloga ofrece estos consejos:

 

  • Deben trabajar la concentración diariamente en cada entrenamiento, no solo el día del partido, mediante técnicas de relajación, meditación y descanso adecuado. Todo ello se verá reflejado el día del partido.
  • Técnicas como el mindfulness (atención plena) servirán de un buen anclaje y refuerzo para su concentración. Estar presente en todo momento, centrado en las sensaciones y emociones para permitirle anticiparse a una parada.
  • Será de mucha ayuda que en ese momento se centren en que realmente son buenos y pueden realizar un buen juego. Si es titular es innegable su talento y méritos deportivos y es bueno llevarlo a la conciencia para centrarse en ello.
  • Antes de los partidos utilizar las visualizaciones positivas imaginándose jugando, sintiéndose fluidos, disfrutando y realizando paradas, no solo les ayudará a concentrarse, sino que les dotará de seguridad personal y calma.


¿El carácter del portero influye en la forma de parar?


El carácter del portero influye en su forma de juego indudablemente. “Un carácter cargado de liderazgo, ambición y sentido de superación es necesario. La predisposición al esfuerzo que conlleva y a la tolerancia a la frustración y posibilidad de derrota, son fundamentales para efectuar un juego estratégico y eficaz”, enumera León.

 

El portero lidera desde su área de juego y eso es lo que se espera de él también. Que pueda dotar de seguridad a sus compañeros y que disponga de un autocontrol estable. No puede dejarse llevar por el desánimo, la rabia o la desmotivación y necesita una personalidad fuerte ante ello, puesto que repercutirá al resto del equipo sin lugar a dudas.

 

El director deportivo de UD Mutilvera cuenta que “hay porteros más impulsivos que otros. Es necesario que tenga dotes de mando, que sepa leer el juego y que transmita seguridad a sus compañeros. Ahora, el portero es el que muchas veces inicia el juego, a partir de una corriente iniciada por Pep Guardiola y otros entrenadores”. Físicamente, el guardameta debe tener velocidad de reacción y buena visión.

 

[Img #14652]

 

 

¿Es posible mantenerse ajeno a las críticas del público?


“Una gran personalidad ayudará al portero a abstraerse de las críticas del público, tanto en el terreno de juego como al salir de éste. También tiene que aprender de los posibles errores cometidos”, destaca Idoate.

 

En opinión de León, para logar mantenerse al margen de las críticas es necesario realizar un trabajo personal y contar con apoyo psicológico. El ser humano es susceptible ante la crítica ajena y un portero se expone ante el juicio de miles de personas donde una parte está dispuesta a criticarle duramente en cuanto cometa un error.

 

Aunque se recomienda que no atiendan a las críticas externas, no leyendo opiniones en redes, blogs y ciertos medios de comunicación, para ellos es muy difícil abstraerse completamente; son seres humanos que sienten y padecen y en el propio campo ya son severamente criticados. “Pero sí necesitan centrarse en la tarea inmediata, en lo anteriormente citado para potenciar su concentración y rendimiento, entendiendo el error como parte de su ejecución y proponiéndose objetivos a corto y medio plazo para centrar su atención en lo que realmente importa: el juego en equipo”, aconseja la psicóloga.

 

¿La competencia entre porteros es beneficiosa para su rendimiento?


La titularidad de un portero ya le carga de cualidades innegables frente al entrenador y resto del equipo. En el fútbol, uno de los valores fundamentales es la lealtad y el compañerismo, algo que a veces se olvida. Ser capaces de celebrar los éxitos a nivel grupal, sean personales o no. El esfuerzo colectivo, siendo titular o no, es clave para ganar. Una suplencia puede ser en ocasiones desmotivadora dependiendo del tiempo, pero es parte inseparable del fútbol. Por ello, esa pieza es fundamental y aunque un grado pequeño de rivalidad puede ser bueno para el rendimiento, es importante entender que puede afectar a largo plazo.

 

“Orientar el trabajo hacia la competencia puede desmotivarle, sentir que no tiene protagonismo y que no juega puede afectar directamente en su rendimiento. Su trabajo diario es en donde debe centrar su atención y esfuerzo. Entrenar como si fuera titular y poder mostrar su valía intrínseca le ayudará. Marcarse objetivos como el resto de compañeros y evaluar su consecución. Practicar su paciencia le llevará a conseguir su objetivo con mayor probabilidad”, afirma la experta en Psicología.

 

León e Idoate están de acuerdo en que si el portero enfoca la rivalidad como modo de superación personal evitará relajarse demasiado y que disminuya su eficacia.

 

 

 

 

Fuente: cuidateplus.marca.com

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress