Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 7 de junio de 2018 | Leída 107 veces
MEDICINA

Prevención y recuperación de lesiones en la Cultural y Deportiva Leonesa

Guardar en Mis Noticias.

El trabajo de recuperación de nuestros futbolistas comienza mucho antes de la aparición de cualquier dolencia producida por la competición. Se trata de un ejercicio de planificación, estudio, seguimiento y acción directa en el que intervienen gran número de profesionales involucrados en el día a día de un equipo que ha exhibido números de récord en cuanto al escaso contingente de futbolistas afectados por estas dolencias durante la temporada. Esta meta es, a ciencia cierta, un logro que incide de manera directa en el rendimiento, y por tanto, en resultados obtenidos por la Cultural y Deportiva Leonesa en su vuelta al fútbol profesional. El equipo formado por Alain Sola, Salustiano López, Xabel Secades, Javier Madinabeitia, Antonio Bores, Luis Miguel Fernández, Daniel Delgado y Jaime Salom, profesionales y especialistas, cada uno en su ámbito de acción específico, ha sumado esfuerzos para conseguir este “blindaje” fundamental. Conversando con Alain Sola, nos desgrana algunos de los aspectos más importantes del funcionamiento de este engranaje.

 

P-¿Cómo valoras la interacción de todos los profesionales involucrados en esta tarea?

 

AS- “Normalmente, se piensa que los únicos que tienen papel en este punto son aquellos ligados directamente con la actividad, pero bajo mi punto de vista, en la prevención de la lesión y en la posterior rehabilitación tienen que ver todos los agentes relacionados en el día a día. Desde el utillero, hasta el míster; es un trabajo común de todos, todos suman su aporte específico y ayudan en el desarrollo de la tarea. Aunque en el momento en el que se da una lesión, es cierto que los que más tenemos que decir somos aquellos que integramos el departamento médico: el médico, los fisioterapeutas, profesionales de la preparación, y los recuperadores físicos. Ahí, cada parte del sistema resulta fundamental”.

 

[Img #14622]

 

 

P-¿Cómo es la dinámica de preparación de la sesión diaria de trabajo en el equipo?

 

AS- “Todas las mañanas hacemos sesiones clínicas, en las que analizamos el trabajo del día anterior y planteamos el trabajo que se va a realizar ese día. Tanto con los jugadores sanos, como con los lesionados, en el entrenamiento y después de éste. Se traza una estrategia de funcionamiento en función de los registros y del momento de los jugadores”

 

P-¿Cómo se coordina a grandes rasgos esta actividad?

 

AS- “Si hablamos del apartado específico de las lesiones, hay tres apartados fundamentales: el de nutrición-suplementación, el proceso de rehabilitación y el de acondicionamiento físico del jugador. El médico es quien supervisa el estado y evolución de la lesión, tenemos un profesional que se encarga de administrar la suplementación, y los preparadores físicos son los encargados de la última parte, cuando los jugadores están en campo, antes de unirse al equipo y estar listos para competir. Alrededor de todo esto, puede establecerse una figura, que en este caso me corresponde a mí, junto a mi compañero Madinabeitia, quienes podemos estar presentes en el desarrollo de todas las áreas: estamos al inicio de la lesión, en la camilla, en el gimnasio, o en el campo. Al inicio, el proceso puede estar más apoyado en la figura del médico, al final, más en la del preparador físico”.

 

P-¿Se ve afectado el trabajo en función del momento de la temporada en el que se encuentre el equipo?

 

AS- “Este trabajo va variando semana a semana, o incluso día a día, en función de cómo se encuentren los jugadores. Nosotros ya programamos de antemano, porque sabemos que en determinados momentos de la temporada el riesgo de lesión aumenta. Los mayores picos de lesión se encuentran habitualmente en las franjas de octubre-noviembre y abril-mayo. Sabemos que esas fases son las más sensibles, por lo que tenemos que tener especial cuidado de controlar las cargas, de hacer un determinado tipo de trabajo. Además de eso, día a día, vamos valorando el estado físico de los jugadores testando también su opinión”.

 

P- ¿Cómo valora el hecho de la escasez de lesiones sufridas a lo largo de la temporada?, ¿cómo debemos analizar este éxito?

 

AS- “La mejor manera de tratar una lesión, es que esta no aparezca. Nosotros estamos obsesionados con el tema de las lesiones, con evitar su aparición y mantener al equipo lejos de este problema. Este año hemos tenido muy pocas, y eso deriva de la colaboración de todos los agentes involucrados. Una parte importante de este éxito se debe a que atendemos a todas las áreas relacionadas: atendemos al peso, a la suplementación, a la alimentación… Además del resto de tareas analizadas y trabajadas, con una idea clara: tratamos de lograr que el entrenador no tenga que modificar mucho sus entrenamientos. Trabajamos todo lo que sea necesario, con la meta de hacerlo respetando al máximo los tiempos y rutinas del cuerpo técnico, eso significa que muchos de los ejercicios que nosotros realizamos son orientados al movimiento y situación específica que el jugador hace y sufre en el campo. Para nosotros, esa es la clave para la prevención de las lesiones, y un punto importante que, creemos, nos ha dado el éxito este año”.

 

P-¿Cómo valoras la situación extraída del trabajo realizado en este departamento durante el presente curso?

 

AS- “La valoración es súper positiva. El fútbol es un deporte de contacto, y en el que hay mucha variabilidad en cuanto a las situaciones que sufrimos. Esto supone que siempre va a haber lesiones, y dolencias derivadas de la actividad desarrollada. El número de lesiones por contacto directo no se puede controlar, esto sucede así hasta cierto punto, y es en el apartado del resto de dolencias, el que nosotros tratamos de atender o minimizar con los trabajos realizados antes de la actividad, y después de la misma”.

 

P-¿Cómo se percibe la evolución de este deporte, y del deportista, desde vuestro punto de vista, tras años de experiencia en el tratamiento del jugador?

 

AS-“El futbolista ahora es más físico que antes, este apartado ha adquirido mayor relevancia con el paso de los años, y ahora se cuida mucho más, en comparación con lo que se hacía hace 10-15 años. Se pone más atención desde el punto de vista psicológico, nutricional, del descanso, o de la recuperación de la fatiga, que es otro punto clave en este trabajo, muy importante para fundamentar todo lo demás y que apoya el resto de las acciones. Este apartado ayuda a controlar y a adecuar las sesiones de entrenamiento, en colaboración con los técnicos. Saber combinar todas las herramientas que tenemos a disposición, y saber adaptarlas al contexto del equipo es, definitivamente, lo que otorga, o lo que quita el éxito.”

 

 

 

 

Fuente: cydleonesa.com

 

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress