Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 31 de mayo de 2018 | Leída 183 veces
EDUCACIÓN

Donostia cerrará una zona deportiva porque los niños causan "molestias"

Guardar en Mis Noticias.

El ayuntamiento (PNV-PSE) alega que más de 300 vecinos se han quejado de los ruidos y balonazos que provoca una cancha multideportes, creada en el marco de un proceso de participación ciudadana que impulsó EH Bildu en la anterior legislatura.

Adiós a las tardes de fútbol y baloncesto entre amigos. El ayuntamiento de Donostia ha decidido cerrar a cal y canto la pista deportiva del barrio de Egia, uno de los más populosos de la ciudad. ¿El motivo? Los ruidos y balonazos que allí se registrarían. El gobierno municipal –en manos del PNV, en coalición con el PSE- se escuda en las firmas presentadas por 320 residentes de la zona, aunque desde la asociación vecinal aseguran que ni siquiera se les consultó.

 

La alarma saltó allí mismo hace algo más de una semana, cuando las personas que a diario acuden a esa cancha multideporte se enteraron de que podía tener los días contados. Incluso crearon una cuenta en Twitter el pasado lunes, coincidiendo con la aparición de una noticia sobre este tema en el diario local Irutxuloko Hitza.

 

Sin embargo, la confirmación oficial no llegó hasta el pasado lunes, cuando la representante del PNV en la comisión de Servicio a las Personas, Aitziber San Román, confirmó lo que ya era un secreto a voces: la pista deportiva dejará de serlo. En su lugar, el ayuntamiento asegura que la trasladará a la falda del monte Ulía, a unos dos kilómetros de su emplazamiento actual. Su posible nuevo emplazamiento fue filtrado por el Ejecutivo local al Diario Vasco, perteneciente al grupo Vocento.

 

[Img #14577]

 

 

El gobierno municipal alega que se trata de un reclamo vecinal, pero en la plaza donde niñas y niños juegan al fútbol o al baloncesto no lo tienen tan claro. "Tengo muchos amigos con hijos que juegan allí y otros que viven en casas colindantes, y nadie sabe nada sobre esa recogida de firmas", comentó a Público Mikel Peluaga, uno de los padres que lleva a sus hijos a ese espacio al aire libre. A su juicio, la decisión de cerrarla "es una salvajada".

 

Berdaitz Gurutzeaga, padre de dos niños de ocho años e integrante de la asociación de vecinos Egia Bizirik, tiene algunas otras pistas sobre esta polémica. En tal sentido, recordó a este periódico que fue el anterior gobierno municipal, entonces en manos de EH Bildu, el que "tomó la decisión de rehabilitar esa plaza, que antes era un parking de coches y estaba en desuso". Para ello, el ayuntamiento que entonces comandaba Juan Karlos Izagirre abrió un proceso participativo, en el que distintas asociaciones locales y vecinos de la zona abordaron el futuro de ese espacio.

 

En el marco de ese proceso de debate, se decidió que el parque acogería unas máquinas de ejercicios, un espacio con bancos, un kiosco que acogiese actuaciones musicales y una cancha multideportes, pensada principalmente para niñas y niños que tienen entre ocho y 12 años. "En esta zona se entendía que podía ser un equipamiento adecuado”", afirmó el portavoz de Egia Bizirik.

 

Ni kiosco ni cancha


En las elecciones municipales de mayo de 2015, el PNV se impuso en las urnas y recuperó el control del ayuntamiento. Entonces llegaron las primeras quejas de vecinos de Egia que estaban disconformes con lo decidido en el proceso participativo. La primera víctima fue el kiosco, que ni siquiera se llegó a construir.

 

Luego le tocó a la cancha multideporte, señalada como foco de “ruidos” y “balonazos”. “Al parecer, la decisión de quitarla se tomó en noviembre pasado, en una reunión con ese grupo de vecinos del entorno de Egia. Sin embargo, nuestra asociación ni siquiera fue informada, por lo que no tuvimos la opción de participar”, relató Gurutzeaga.

 

En ese contexto, la asociación Egia Bizirik ya ha solicitado una reunión con el ayuntamiento para conocer de primera mano su postura ante este asunto y reclamarle que adopte medidas "menos drásticas", como la colocación de redes para evitar que los balones salgan de la cancha e impacten contra los transeúntes.

 

"Pueden existir vecinos que estén incómodos o que les suponga ciertas molestias, pero también hay padres de niños que consideran necesario un equipamiento de este tipo", dijo Gurutzeaga, quien reclamó "una solución que contente a todas las partes".

 

EH Bildu pide una "rectificación"


Por su parte, fuentes de EH Bildu –la coalición que impulsó el proceso participativo que llevó a la instalación de esa cancha al aire libre- mostraron su malestar ante esta decisión. "Creemos que los niños y jóvenes tienen derecho a jugar en las calles y en las plazas. Si existe alguna queja por parte de algunos vecinos, deben adoptarse otro tipo de soluciones", afirmaron sus portavoces, quienes exigieron una “rectificación” del gobierno municipal. A lo largo de este miércoles, Público intentó contactar con el área de Comunicación del ayuntamiento de Donostia para conocer su posición al respecto. Resultó imposible.

 

 

 

 

Fuente: publico.es

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress