Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 17 de mayo de 2018 | Leída 255 veces
EDUCACIÓN

Una conducta "intolerable"

Guardar en Mis Noticias.

Diferentes colectivos del fútbol vigués rechazan la agresión de un padre a un colegiado en un partido de infantiles y apuestan por sanciones ejemplares para evitar que se repita.

El caso de la agresión al colegiado Borja Allo, de 24 años, por parte del padre de un jugador en un partido del grupo cuarto de la Segunda Infantil, ha generado el rechazo total del fútbol base local. Aunque insisten en que se trata de "un hecho aislado", sí que apuntan hacia "medidas ejemplares" para evitar que este tipo de situaciones vuelvan a repetirse.

 

En el encuentro entre el O Castro y el Erizana B, según recoge el colegiado en el acta, el padre de uno de los jugadores del equipo visitante le agredió en el vestuario, ya concluido el partido. Desde la delegación de Vigo de la Real Federación Gallega de Fútbol, Enrique González, indican que se trata "de un caso aislado". "Son hechos muy puntuales. En la zona de Vigo se juega una media de 500 partidos semanales y esta incidencia es mínima en proporción al número de encuentros que se juegan", subraya el delegado federativo.

 

Cuando sucede un tema de estos, la Federación suele ponerse en contacto con el club para que se lleven a cabo actuaciones encaminadas a que este tipo de hechos no se repitan. "Hay algunos clubes muy sensibilizados con el tema que incluso ponen en marcha terapias y charlas para los progenitores", indica.

 

"Es algo intolerable", claman desde la Asociación de Fútbol Aficionado de Vigo (Afavi). "Nos parecen lamentables este tipo de sucesos y estamos haciendo esfuerzos para que los padres tomen conciencia de que no son ellos los que tienen que divertirse ni pasarlo bien, sino que son los niños", indica Daniel Costas, presidente de la asociación. "Deberían ser menos pasionales a la hora de enjuiciar a los árbitros, que también se pueden equivocar como cualquier humano".

 

[Img #14519]

 

 

Costas subraya que una actitud violenta de un padre en la grada "no le hace ningún bien" a los niños, "ni a nadie". "A estas alturas son actuaciones que deberían estar ya desterradas de los campos", dice. "Tenemos que estar continuamente recordando que los valores del deporte son distintos a todo eso".

 

"Deportividad y juego limpio"


Desde Afavi llevan desde el principio de año haciendo unas encuestas entre los clubes de Vigo dentro de un programa que han denominado "Deportividad y juego limpio". "Las rellenan los entrenadores y valoran la actuación de los árbitros después de cada partido, así como a la afición del equipo contrario, la actitud de los jugadores, la de los entrenadores?". Al final de la temporada harán balance de los resultados para saber cómo actúan cada uno de los actores que intervienen en los partidos del fútbol base y aficionado vigués. "En función de los resultados trataremos de hacer algún tipo de actividad en función de los aspectos que consideremos que sea necesario incidir", apunta Daniel Costas. "Está en la línea de mejorar comportamientos y actitudes en los terrenos de juego", añade.

 

Para Daniel Costas, estas actuaciones no son "una práctica habitual", pero de repente "pueden surgir este tipo de arrebatos". Es importante "no dar mal ejemplo a los niños", que lo único que tienen que hacer en esas edades es pasarlo bien y divertirse. Afortunadamente, subraya, "cada vez hay más conciencia en las propias directivas en este sentido, que tratan de incidir en el buen comportamiento de los padres. Se les invita, incluso, que no vayan a los partidos si son incapaces de contener sus impulsos. La respuesta nunca debe ser el insulto ni la violencia", subraya.

 

José Alfonso González, presidente del Alertanavia, apunta que "nuestra filosofía es hacer comprender a niños y padres que el fútbol es un medio por el que educar. "Tratamos de cuidar mucho este tema. En los más pequeños no, pero cuando un jugador es sancionado por mal comportamiento, nosotros le ponemos una sanción a mayores porque no está dentro de nuestros objetivos que tengan mal comportamiento", subraya.

 

En el caso de los padres es más difícil actuar. "Sí es cierto que por norma general algo como lo del partido entre O Castro y el Erizana B es un hecho aislado. La lógica es que no haya incidentes, pero es cierto que en el fútbol a veces la gente se transforma". Lo que hay te tener claro es que "el niño está en un periodo de aprendizaje y que el árbitro, aunque es un juez, también puede confundirse. Hay que poner en una balanza la situación en un justo término. No podemos exigir a un árbitro de un partido de alevines que sea perfecto o que tenga la eficiencia de un profesional".

 

Los padres deben cuestionarse qué es para ellos el tiempo de ocio de sus hijos y qué papel juega, en este caso, el fútbol en su formación. "Es una vía de socialización en la que el niño debe aprender a aceptar las reglas y a respetar al contrario. Es fútbol, es compañerismo, entrega, trabajo? Tiene 50.000 valores que no tienen nada que ver con la violencia".

 

Charlas

 

En el inicio de temporada en el Alertanavia se realizan charlas. "Cuando empieza la temporada les enviamos también las normas del club, sobre todo a los nuevos, donde hacemos hincapié que el fútbol para nosotros es un medio, nunca un fin", insiste.

 

"Hay padres que creen que sus hijos serán el próximo Messi o el próximo Ronaldo y que los va sacar de trabajar. Vuelcan sus frustraciones en sus hijos que luego generan este tipo de situación y las consecuencias las paga el niño. Ante un hecho así yo le pediría que no acudiera a los partidos de su hijo porque no sabe controlarse", dice tajante.

 

En este caso, apuesta por las "sanciones ejemplares" para evitar que se repita, aunque insiste que "hay que analizar bien el poder que puede tener el club en la actuación de ese padre". "Ahí puede haber dos tipos de sanciones, una federativa, en la que el perjudicado es el club, y una judicial, si el colegiado ha denunciado", apunta.

 

Por su parte Gerardo Sampedro, vicepresidente de relaciones institucionales del Areosa, también muestra su repulsa a la agresión al colegiado del O Castro-Erizana B. "Es algo que no hay por dónde cogerlo". "La sociedad está muy crispada y eso afecta, y eso se une a que los padres, probablemente influenciados por lo que cobran los profesionales, ven en sus hijos a futuras estrellas del fútbol, no a niños que van a jugar o a divertirse, algo que sucede ya en estas categorías tan pequeñas".

 

"No es normal que niños de once o doce años tengan ya su representante", critica Sampedro. "No se dan cuenta de que a esas edades solo deben preocuparse por divertirse y que pueden pasar infinitas circunstancias para que no llegue a ser un futbolista. Los clubes, además, no ven por la cantera y con esto de la globalización vienen jugadores de todo el mundo a hacerles la competencia", afirma.

 

Luego también encuentra parte de culpa en los clubes, ya que "a nuestros entrenadores tenemos que indicarles que deben quitarle tanta importancia al hecho de ganar". También cree que los clubes debemos ser más serios en el tema del nombramiento del delegado. "A veces no tenemos a alguien disponible porque cada vez somos menos los que nos dedicamos al fútbol base y le damos esa tarea al padre de un niño. No le damos importancia a la figura del delegado y es una figura importantísima, es la autoridad en ese momento en el campo y tiene que dedicarse, sobre todo, a defender la figura del árbitro".

 

 

 

 

Fuente: M. González (farodevigo.es)

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress