Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 19 de abril de 2018 | Leída 424 veces
ENTRENAMIENTO

Pros y contras del entrenamiento en elíptica

Guardar en Mis Noticias.

La elíptica domina el calentamiento del gimnasio, si bien es una máquina poco lesiva, debes tener cuidado con ciertos aspectos.

La ciencia es una gran aliada a la hora de tener cuidado en nuestro entrenamiento, como en el caso de cuidar el suelo pélvico cuando entrenamos la fuerza, o la hora de conocer cómo el entrenamiento de fuerza puede ser una potente herramienta antievejecimiento. Hoy queremos hablar de las 2 caras de la elíptica, para que conozcas todo sobre cómo puede ayudarte esta máquina tan popular para calentar en el gimnasio.

 

Las dos caras de la elíptica

 

En cualquier club de fitness que se precie, te puedes encontrar una “elíptica”. Cuando se impuso su uso en nuestra industria, lo hizo con un “health claimb” claro, estaba hecha para reducir el impacto articular en las rodillas que provocaba el correr en una cinta o tapiz rodante. Durante años los técnicos de sala y entrenadores la vendíamos como rosquillas, tanto a nuestros mayores como a personas que sufrieran de las articulaciones. Llegó para quedarse y ahora la ciencia nos ha aclarado cuáles pueden ser sus bondades o sus “maldades” por su inadecuada prescripción.

 

[Img #14358]

 

 

Si bien sus características biomecánicas son diferentes según el fabricante, todas responden principalmente al movimiento elíptico en cada paso para realizar junto con los brazos un trabajo o entrenamiento normalmente superior a 30 minutos continuos, con intensidades moderadas. En la actualidad también puede ser usada y se usa para sesiones de alta intensidad interválica, correlacionando sus efectos muy bien con recursos como la bicicleta o cicloergómetro (bici estática). Es en este punto donde me gustaría recordar algunos estudios publicados al respecto de su uso, de cara a incluir dicha herramienta en nuestras sesiones de entrenamiento de un modo seguro y efectivo.

 

De manera genérica no se recomienda realizar sesiones de elíptica superiores a 20 minutos continuos, debido al excesivo volumen de flexiones y rotaciones de la columna lumbar. Este momento de torsión-flexión de columna se enfatiza a intensidades altas, es decir, con sistemas tipo HIIT, tan de moda en los tiempos que corren, lo que se necesita por nuestra parte como por la del cliente-usuario es una necesaria supervisión y control del core para por reducir al mínimo este “momentum” de potencial lesivo elevado.

 

Si no queremos padecer de espalda baja, no hagamos un uso continuado de la elíptica en cada una de nuestras sesiones, y si padeces ya de dolores lumbares, reduce tu tiempo de exposición sobre esta herramienta. Tan solo me queda recordarte que no existen buenas o malas herramientas, sino buenas o malas prescripciones, las cuales son hechas por el profesional del entrenamiento.

 

 

 

 

Fuente: Isaac Rojas Rivero (sportlife.es)

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress