Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 16 de abril de 2018 | Leída 268 veces
FORMACIÓN

El soccer empieza a superar al fútbol americano y al básket como primer deporte

Guardar en Mis Noticias.

El coruñés Alberto Pita es director deportivo de una academia de fútbol en Florida.

La vida de Alberto Pita dio un cambio radical en noviembre del 2014. De recorrer diariamente las calles de A Coruña con su taxi, ha pasado a organizar los entrenamientos de fútbol a decenas de niños y niñas de la ciudad de Jacksonville, en el estado de Florida (Estados Unidos).

 

En Galicia ya ejercía como entrenador de fútbol, pero esa afición se convirtió en su forma de vida tras emigrar, una decisión que tomó para seguir a su actual mujer, una médico ourensana que trabaja en un hospital americano.

 

Inicios de «locura»

 

Confiesa que los inicios fueron «una locura», su mujer trabajaba prácticamente todo el día y él aún estaba tramitando su permiso de trabajo, por lo que dedicó esos primeros meses a descubrir la ciudad. Y se empapó totalmente del espíritu americano. Conoció a Bill, un veterano de guerra de Vietnam que se convirtió en uno de sus principales apoyos en esas primeras semanas en Estados Unidos.

 

El esperado permiso llegó a los tres meses y el trabajo una semana después: «Recuerdo que fue un viernes, me pasé todo el fin de semana mandando currículos a academias de fútbol, el martes siguiente me llamaron y el jueves ya tenía trabajo» en la Florida Elite Soccer Academy. Y así fue como descubrió que se podía ganar la vida como entrenador de fútbol.

 

Niños de 8 a 12 años

 

Actualmente Alberto Pita dirige toda la sección de la Academia, con alumnos desde los 8 hasta los 12 años. En total son unos 40 equipos de niños y niñas y tiene a su cargo a unos 25 entrenadores.

 

Por las mañanas tiene mucho trabajo de oficina, reuniones para planificar entrenamientos y horarios, torneos… «Es la parte menos interesante, pero que a mí personalmente me encanta». Por las tardes, toca entrenar y él tiene adjudicados tres equipos femeninos sub-10, sub-11 y sub-12. Las primeras no compiten aún, pero con los otros dos equipos tiene competiciones los fines de semana: «Ahora están en medio del campeonato del estado, ganaron ambos su grupo en la primera ronda y avanzaron a la final a cuatro de la región», que corresponde a todo el Norte de Florida hasta Orlando. «Si ganan, competirán en abril por ser las campeonas del Estado de Florida».

 

El primer equipo profesional

 

Cuenta que la afición al soccer (fútbol) crece cada vez más entre la población de Estados Unidos y prueba de ello es que solo en la academia en la que trabajan tienen ya más de cien equipos.

 

«Desde que empecé hasta hoy, el crecimiento ha sido inmenso», recalca. Poco a poco «el soccer empieza a superar al fútbol americano y al baloncesto como primer deporte», al menos entre los niños pequeños, valora este coruñés desde el otro lado del Atlántico. En Jacksonville se creó hace un par de años el primer equipo profesional, «aunque no ha despuntado por falta de adaptación».

 

Un blanquiazul que aprovecha para hacer su propia campaña de promoción del Deportivo

 

Alberto es el único gallego trabajando en su academia, aunque completa el elenco hispano un chileno que se crió en España y varios entrenadores de Colombia y Argentina.

 

De su experiencia, reconoce que cambia mucho la mentalidad de los entrenamientos entre los niños españoles y los americanos: «En Galicia los niños se pasan el día jugando al fútbol, aquí hay que asumir que solo se ocupan en este deporte en la hora del entrenamiento, y eso condiciona mucho».

 

Similares iconos

 

Sin embargo, sí que son similares los iconos futbolísticos, «les gustan mucho los jugadores ingleses y los españoles» y, aunque casi todos los niños son «o del Madrid o del Barça», este coruñés emigrado tiene su propia campaña de promoción del Dépor, aunque «por lo que sea, no acaba de funcionar», bromea.

 

La primera y única vez que Alberto Pita vio en Estados Unidos una camiseta blanquiazul del conjunto coruñés que no fuera la suya la vestía un venezolano que se había hecho fan del Súper Dépor hace mucho tiempo.

 

La idea de esta pareja gallega residente en el norte de Florida es quedarse por el momento un tiempo más allí: «La verdad es que vivimos muy bien haciendo ambos lo que nos gusta. Algún día volveremos, pero está claro que no de momento», explica Alberto Pita.

 

 

 

 

Fuente: Olga Suárez (lavozdegalicia.es)

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress