Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 22 de marzo de 2018 | Leída 175 veces
ENTRENAMIENTO

Efectividad colectiva y rendimiento del equipo

Guardar en Mis Noticias.

Poniendo la mirada en estos días ante la mejor competición de clubes del mundo (Champions League), surge entonces, la necesidad de implementar nuevos estilos de aprendizajes que lleven hacia nuevos estilos de dirección y desempeño, ya que el aprendizaje es la pieza clave que provoca la transformación en el comportamiento de la gente (Bower, 1995:11). Y sí, según la UEFA es el Real Madrid (Agencia EFE, 2017) quien lidera el ránking del mejor equipo de los últimos cinco años en esta competición.

 

Por lo tanto, podremos hablar de una dirección tridimensional Club-Entrenadores-Jugadores, que no solo implica la dirección de mando, sino que proyecta una sinergia y cooperación entre el líder y sus colaboradores. Por esta razón, para focalizar la concordancia en los puntos esenciales del éxito logrado, nos apoyamos en el trabajo propuesto por Barnes (1997:17), que expone las estrategias de kaizen (cambio a mejor o mejora en japonés, aunque traducido al español es “mejora continua”). Que el Real Madrid esté pasando por un momento bajo en la liga en este momento es, en mi opinión, bastante normal- ¡Hacer memoria¡- viene de ganar dos veces la Champions League y de ser campeón de Liga en 2017. Para establecer un paralelismo, tenemos que revisar el artículo de Barnes (1997); sería este autor quien clarificase las características que podría sustentar esta proeza, responsabilizando al deber del líder para que: (1) aumente la motivación, (2) mejore las habilidades, (3) fortalezca la unión entre su equipo de trabajo y la plantilla, y (4) mejore los conocimientos a los jugadores respecto al club que militan.

 

En consecuencia, para ser obvios, auguramos que el modelo de liderazgo que envuelve a la entidad de Concha Espina puede estar basado en el método Kaizen (es un sistema de gestión que está orientado a la mejora continua de procesos) que presenta una ecuación que identifica  las características del liderazgo, sustentándolo en: la comunicación, calidad del entrenamiento, motivación, recompensa y el empowerment (proceso por el cual se aumenta la fortaleza espiritual de los individuos). Así, cuando se les transmite a la plantilla el empowerent y es bien recibido y acomodado por la psique de los jugadores, los jugadores están listos para ser facilitados, es decir devolver el empowerment a su entrenador (Gillezeau, 2011).

 

[Img #14191]

 

 

En el presente, los entrenadores utilizamos alianzas estratégicas con los jugadores para alcanzar metas comunes y aportar al crecimiento al club. Para lograr los objetivos de equipos que diriges, sabes que debes utilizar adecuadamente los recursos en un tiempo limitado, lograr el propósito  principal y considerar su alcance en un ambiente o escenario determinado. Es por ello, que desde el equipo LANZA os recomendamos la idea de trabajo en equipo, ya que es una competencia necesaria para el éxito organizacional (Nancarrow, A., Booth, S., Ariss, T., Smith, P., & Roots, A., 2013). En consecuencia, el proceso de aprendizaje del entrenador es continuo y no lineal y se ha concebido como una nueva forma de trabajar, un nuevo modo de entendimiento, donde se autoriza, se confiere o permite a los jugadores decidir dentro de ciertos límites; es decir, el jugador ya no solo debe hacer las cosas, sino participar en las decisiones importantes y ser escuchado con respeto (Stebbins, 1998:4).

 

En definitiva nuestro “EQUIPO LANZA”  profundizará entre las relaciones existentes de los conceptos de efectividad, eficacia y eficiencia. Conociendo la obra de Drucker (1999), evidenciamos que la eficiencia es «hacer bien las cosas», es decir, hacer la cosas buscando la mejor relación posible entre los recursos empleados y los resultados obtenidos. La eficiencia tiene que ver con «cómo» se hacen las cosas. Por otro lado, la eficacia trata de «hacer las cosas correctas», es decir, hacer las cosas que mejor conducen a la consecución de los resultados. La eficacia tiene que ver con qué cosas se hacen. Y finalmente, efectividad es «hacer bien las cosas correctas», es decir, hacer las cosas de forma eficiente y eficaz. La efectividad tiene que ver con «qué» cosas se hacen y con «cómo» se hacen esas cosas. Por ello, estimamos que la clave del éxito radica en la “eficacia”, ya que consiste en  lograr el resultado, al margen de los recursos que se consuman para ello. Y amigos de LANZA, el Real Madrid en Champion League, hasta el momento, es quien más efectividad posee.

 

Recomendaciones de @EntrenadorTato: “Entrenadores”, atesoren  criterios éticos de dirección de equipos y tener conocimiento experiencial en todo momento para qué se hacen las cosas (eficacia) y por qué. Ante este eficacia, y siguiendo a (Tohidi, 2011), añadimos al baúl de conocimientos de los entrenadores diez factores principales para el impacto en la productividad del trabajo en equipo y la efectividad. Estos factores son: (1) sistemas de recompensa, (2) liderazgo, (3) formación, (4) aprendizaje, (5) metas, (6) desigualdad salarial intragrupos, (7) tamaño del equipo, (8) motivación, (9) modelos de efectividad, mediciones del equipo y (10) tecnologías de  de la información. Esto por hoy nos aporta nuestro eficaz diario. ¡Recuerden! turno del ciclo sin repuesta, o al menos nosotros la desconocemos; se trata del eterno debate del fútbol, si lo importante es ganar como sea o por el contrario lo fundamental es jugar bien. Yo prefiero ganar y ganarle tiempo al juego.

 

Un entrenador que conoce lo que es ganar, será quien nos llenará de conocimiento y razón: en una entrevista concedida al portal ‘Goal’, Jupp Heynckes manifestó antes de la eliminatoria que “no hay que descartar al Real Madrid en la Champions. Tienen mucha más experiencia que el PSG. ¡Muchísima! Creo que ganarán la eliminatoria. Tienen un buen equipo para la competición europea. Cuando volvimos a ganar la Champions en 1998 acabamos cuartos en la Liga. Sé por experiencia propia que nunca hay que subestimar al Real Madrid”.

 

P.D: Definía John Maxwel en “El ABC del liderazgo” que la eficiencia es el fundamento de la supervivencia; mientras que la efectividad es el fundamento del éxito.

 

 

 

 

 

Fuente: Tato Giménez (lanzadigital.com)

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress