Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 1 de marzo de 2018 | Leída 198 veces
EDUCACIÓN

El deporte, el motor para un buen rendimiento académico

Guardar en Mis Noticias.

La actividad física se considera un infalible aliado para los estudiantes ya que ayuda a ejercitar funciones cognitivas como la atención, la concentración y la memoria.

Los beneficios del deporte como fuente de calidad de vida y bienestar para las personas son un hecho indiscutible. No solamente por las mejoras físicas que conlleva -ejercitar el cuerpo nos ayuda a que nos sentamos a gusto con nuestros mismos- sino que también tiene un impacto positivo en nuestro cerebro y, consecuentemente, en nuestras actividades diarias. ‘Mens sana in corpore sano’, proclamaban con razón los romanos.

 

“Practicar deporte activa las zonas cognitivas del cerebro relacionadas con la atención, concentración y memoria. Por lo tanto, ayuda a mejorar el rendimiento académico”, afirma Alba Pardo, profesora del Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y responsable del Campus Saludable.

 

[Img #14033]


 

Efectivamente, varios estudios demuestran que la fuerza muscular y la capacidad motora guarda una gran relación con el rendimiento académico, además de trabajar valores de competencia personal tan importantes como la perseverancia, la gestión de conflictos, la superación personal, etc. Asimismo, el deporte se puede convertir en un elixir para combatir enfermedades mentales como la ansiedad, la depresión o el estrés.

 

Todo esto lo convierte en un infalible aliado para los estudiantes, ya sea durante las fatigosas épocas de exámenes como para introducir en su vida diaria. “Los estudiantes que practican más deporte presentan unos mejores resultados académicos. Por otro lado, los más sedentarios tienen un peor rendimiento académico. Estar muchas horas sentados conlleva a una fatiga cerebral”, señala la profesora. Por este motivo, Alba Pardo recomienda alternar las horas de estudio con pequeñas pausas para ejercitar el cuerpo. “Nuestro cuerpo ha sido diseñado para moverse, es nuestra maquinaria. En cambio, cada vez estamos más tiempo inactivos a nivel muscular”, destaca. Y es que nuestro modelo de vida, ligado a las comodidades tecnológicas, nos conducen a actividades con menos movimiento. “Hay que aprovechar cualquier oportunidad para movernos: organizar reuniones a pie, utilizar un mobiliario más activo, ir a dar una vuelta en la pausa para el desayuno…”, ejemplifica la profesora.

 

Con la intención de romper estos hábitos cada vez más arraigados al sedentarismo, el TecnoCampus acoge en sus instalaciones el Campus Saludable, una iniciativa que quiere promover la salud y un estilo de vida activo y saludable en la comunidad universitaria. Así pues, partiendo de la base que una tercera parte de la vida de los estudiantes se lleva a cabo en el centro, el TecnoCampus lleva a cabo actividades para mejorar su estado físico, psíquico y su bienestar. Por otro lado, el grado en Actividades de la Educación Física y Ciencias del Deporte se centra en formar profesionales en el terreno deportivo que promuevan un estilo de vida saludable como eje de equilibro y bienestar individual y colectivo.

 

 

 

 

Fuente: lavanguardia.com

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress