Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 28 de febrero de 2018 | Leída 204 veces
PSICOLOGÍA

Mi hijo está siendo acosado, ¿qué puedo hacer?

Guardar en Mis Noticias.

Nadie pone en duda que los niños se llevan mejor con unos compañeros de clase que con otros. Es más, en todas las escuelas ha habido unas palabras más fuertes que otras o, incluso, peleas por los diferentes puntos de vista o de criterio en determinados asuntos propios de la convivencia escolar. El acoso, que siempre ha existido, tiene graves consecuencias para quien lo sufre, pero las nuevas tecnologías contribuyen a fomentarlo de forma masiva.

 

Por este motivo, Julia Clavero, especialista en Derecho de Familia y Derecho Penal de ABA Abogadas, explica que hay una serie de pasos a seguir para poder hacerles frente desde un punto de vista legal.

 

Algunas medidas preventivas


Se considerará acoso escolar toda actuación repetitiva, continuada en el tiempo y deliberada, consistente en agresiones físicas o psíquicas a un alumno por parte de otro u otros que se colocan en situación de superioridad.

 

[Img #14027]


 

Nuestro sistema educativo está basado en el principio del respeto a los demás, pero ello parece insuficiente a la hora de inculcar a nuestros adolescentes un valor tan importante, no solo para la vida escolar, sino para su vida en sociedad. Su etapa educativa, tanto en casa como en el colegio, es la base del futuro de nuestros hijos.

 

En el centro escolar, aunque se cuenta con algunas medidas como el protocolo de actuación ante el acoso, sería conveniente una prevención activa. Dotar a los centros de medios para impartir una hora a la semana una clase de igualdad y respeto: qué principios rigen la convivencia en comunidad y qué consecuencias puede conllevar la vulneración de los mismos.

 

Los padres podrían participar en estas clases.


De las medidas a tomar en casa, es bien sabido que predicar con el ejemplo es la herramienta más efectiva. Los menores suelen repetir conductas que ven o se permiten en su casa; debemos ser los adultos quienes eduquemos a nuestros hijos, tanto para tratar adecuadamente a los demás como para protegerse y poner medios ante otro niño que no le trate bien. Recordemos: 7 de cada 10 niños víctimas de acoso, lo sufren a diario. La información es clave para evitar conductas inadecuadas entre menores, explicarles las consecuencias de sus actos, tanto penalmente como para la víctima. La empatía debe ser un valor a inculcar en nuestros jóvenes.

 

Respuesta ante situaciones concretas de acoso


Si, a pesar de las medidas de prevención, un menor es víctima de acoso escolar, los centros y las instituciones deben dar respuesta inmediata a la situación, en aras de proteger a la víctima. Hay que combatir la tendencia a aislar al niño acosado y a cambio poner medios de protección o correctivos sobre el acosador.

 

Explica que a la vista de los dramáticos casos sucedidos el pasado curso escolar, incluido el presunto suicidio de un menor, «es evidente que nos encontramos con un sistema torpe y lento ante la detección del problema. Esto conlleva que en muchas ocasiones sea la víctima la que termine cambiando de colegio, para poner fin a una situación condenable de la que él no tiene ninguna culpa».

 

¿Qué medidas podemos tomar si sospechamos que nuestro hijo está siendo acosado ó incluso si pudiera ser un acosador?

 

1.- Detectar el problema. Interpretar los signos externos (heridas, hematomas, deterioro en la ropa o en los libros, pérdidas o robos) y los signos psicológicos (mutismo, reserva, llanto, tristeza).

 

El diálogo y la confianza es el primer paso, en aras de conseguir que el niño cuente por lo que está pasando para poder ayudarle.

 

2.- Recabar todos los medios de prueba de los que se pueda disponer. Nombre de los testigos, correos electrónicos si el menor es acosado por este medio, mensajes de whatsapp, publicaciones en redes sociales, partes médicos que objetiven lesiones, fotografías, etc.

 

3.- Acudir a los servicios de atención primaria para que el menor sea explorado por un psicólogo y reciba la ayuda psicológica necesaria.

 

4.- Interponer una denuncia escrita en el centro escolar a fin de que comiencen a investigar sobre los hechos, aportando todos los medios de prueba de los que se disponga. Todos los centros deben cumplir con un protocolo ante un posible caso escolar pudiendo acordar medidas de protección del menor acosado mientras se lleva a cabo la investigación, a fin de evitar que se produzcan nuevos acosos.

 

Si el centro hace caso omiso a la denuncia, el centro podrá encontrarse con una demanda de responsabilidad civil, en la que los padres reclamen una indemnización por la falta de actuación y protección del mismo. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, los centros escolares tienen la obligación de poner en marcha un protocolo contra la situación de acoso, en aplicación del Decreto 15/2007 de 19 de abril, que regula la convivencia en los centros docentes.

 

5.- Interponer una denuncia en Fiscalía de Menores, en paralelo a la denuncia en el centro, a fin de que se depuren las responsabilidades penales y civiles correspondientes ante el acosador e incluso medidas de protección para el menor acosado, las cuales serán acordadas por el Juzgado de Menores correspondiente.

 

Finalmente, y en todo caso, es importante asesorarse con un abogado parar poder seguir los pasos adecuadamente y conseguir medidas efectivas de protección a la víctima.

 

Conclusión


El acoso escolar afecta a todos los miembros de la comunidad educativa y no solo a las víctimas del acoso. «Recordemos las palabras de la Fiscalía General del Estado en su Instrucción 10/2005, en la que se alerta de que “la nocividad del acoso escolar alcanza incluso a los menores que como testigos mudos sin capacidad de reacción lo presencian, pues por un lado se crea un ambiente de terror en el que todos se ven afectados como víctimas en potencia, y por el otro, estos menores están expuestos al riesgo de asumir una permanente actitud vital de pasividad, cuando no de tolerancia, hacia la violencia y la injusticia”», explica esta experta.

 

 

 

 

Fuente: abc.es/familia

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress