Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 28 de febrero de 2018 | Leída 108 veces
FORMACIÓN

La amistad por encima del fútbol

Guardar en Mis Noticias.

El Alevín B del C.D. Albense es la viva muestra de que el deporte no entiende de sexos, ya que la mitad de sus integrantes son chicos y la otra mitad chicas.

El deporte no entiende de sexos. No distingue entre hombres o mujeres, niños o niñas. Un ejemplo de la anterior afirmación se puede ver claramente en el Alevín B del Piensos Durán Albense FS. Este conjunto del Club Deportivo Albense es la viva muestra de que la práctica deportiva no es inherente solo al sexo masculino, ya que la mitad de sus integrantes son chicas.

 

La actividad deportiva a estas edades rompe con toda esa clase de estereotipos caducos en pleno siglo XXI. Más aún cuando echa a rodar el balón y olvidas que quien está a tu lado es chico o chica. No importa.

 

“Se trata de un grupo mixto muy especial que se compenetra muy bien sobre la pista, pero, sobre todo, que ha creado entre sus integrantes unos lazos de amistad muy fuertes que se pueden ver tanto dentro como fuera del terreno de juego”, afirma su entrenadora, Paula Arroyo.

 

La amistad entre sus integrantes no es casualidad ni se ha forjado del día a la noche. “Llevan juntos desde los cinco años, cuando empezaron en la modalidad de multideporte. Después se dieron cuenta de lo que les gustaba era el fútbol sala y crearon un equipo todos ellos”, apunta Paula Arroyo.

 

María Triguero, Jorge Santos, Sergio Hernández, Daniel Morín, Pablo García, Ana Delgado, Lucas Delgado, Fátima Vicente, Ernesto Santos, Daniela Pérez, Minerva Carabias, Jesús Sánchez, Antonio García y Fermín Joya son los nombres de los catorce niños y niñas que componen el Alevín B del Piensos Durán Albense.

 

“Mis compañeros también son mis amigos y me divierto jugando con ellos. Paula, además, nos dice que no somos solamente uno, sino que formamos un equipo”, dice Sergio Hernández.

 

“El fútbol sala es mi deporte favorito y soy más feliz cuando lo practico”, sostiene Daniela Pérez.

 

“Me divierto jugando al fútbol sala porque me encanta estar con mis compañeros y amigos en los entrenamientos y en los partidos”, finaliza María Triguero.

 

Tres afirmaciones de tres integrantes del Alevín B que reflejan un sentimiento general en el equipo: la amistad y la diversión por encima de todo, incluido, el fútbol sala.

 

 

 

 

Fuente: salamancartvaldia.es

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress