Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 21 de febrero de 2018 | Leída 1163 veces
MEDICINA

Prevenir la muerte súbita en el fútbol

Guardar en Mis Noticias.

Algunas enfermedades cardíacas congénitas van desarrollándose a lo largo de los años sin que nos demos cuenta. Pero en un momento dado, el ejercicio intenso puede desequilibrar el músculo cardíaco enfermo y causar una parada cardíaca. Las revisiones médicas regulares pueden salvar muchas vidas.

 

En ocasiones, hemos visto a jugadores jóvenes caer fulminados sobre el césped porque su corazón ha dejado de latir repentina e inesperadamente. Es lo que se conoce como “Muerte Súbita Cardíaca” (MSC). Afortunadamente, su incidencia es muy baja, dado que solo se produce en aproximadamente uno de cada 100.000 deportistas, y la mayoría de los afectados sufren algún tipo de enfermedad cardíaca congénita. Estas enfermedades se desarrollan a lo largo del tiempo sin que nos demos cuenta, hasta que un día, un esfuerzo adicional sobre el corazón hace que los mecanismos de compensación del cuerpo, suficientes en estado de reposo, se vean sobrepasados. El esfuerzo físico intenso puede producir este efecto.  

 

Esto es lo que puede hacer para evitar exponerse a un riesgo excesivo cuando juega al fútbol:


Atención: El objetivo de las siguientes preguntas es detectar signos a priori imperceptibles de alguna enfermedad cardiaca que de otro modo podría pasar desapercibida.

 

  • ¿Padeces o has padecido recientemente síntomas similares a los de la gripe, o te has visto aquejado de alguna infección viral? ¿Has tenido alguna vez fiebre reumática?
  • ¿Alguna vez has experimentado alguno de los siguientes síntomas, ya sea en reposo o haciendo ejercicio: dolores u opresión en el pecho, sensación de ahogo, tos o bronquitis?
  • ¿Alguna vez has sentido, ya sea en reposo o haciendo ejercicio, palpitaciones, pulso irregular o pulso acelerado?
  • ¿Has sufrido algún problema cardíaco de cualquier otra índole?
  • ¿Alguna vez has notado, ya sea en reposo o haciendo ejercicio, que te mareabas o que perdías el conocimiento?
  • ¿Te cansas antes que tus compañeros de equipo?
  • ¿Tomas alguna medicación?
  • ¿Tienes algún tipo de alergia?
  • ¿Te ha dicho alguna vez tu médico que tienes soplo al corazón o la tensión arterial alta?
  • ¿Te ha dicho alguna vez tu médico que padeces epilepsia?
  • ¿Alguna vez te han aconsejado que dejes de practicar deporte?
  • ¿Ha fallecido algún miembro de tu familia de muerte súbita cardíaca?
  • ¿Algún miembro de tu familia lleva marcapasos, tiene la tensión alta, o padece alguna enfermedad cardíaca?
  • ¿Algún miembro de tu familia se ha sometido a cirugía cardíaca?
  • ¿Algún miembro de tu familia ha sufrido un accidente cerebro-vascular?
  • ¿Algún miembro de tu familia ha sufrido ahogamiento o accidente de tráfico por causas desconocidas?


 
1) Sométete regularmente a revisiones médicas: un examen cardiaco exhaustivo (físico, electrocardiograma) puede proporcionar indicios de la enfermedad. Seguidamente, un especialista deberá realizar pruebas más específicas (por ejemplo ecografía), que pueden revelar la gravedad del problema y que determinarán si el paciente necesita o no tratamiento antes de volver a jugar.   

 

2) No juegues nunca si te encuentras mal: hay virus que normalmente causan un simple resfriado, pero en ocasiones pueden derivar en una inflamación aguda del músculo cardíaco, en especial si se realiza un esfuerzo físico intenso. Por eso, nunca se debe jugar o entrenar cuando se tiene un resfriado acompañado de fiebre o dolor en las articulaciones. La norma  “por encima del cuello” estipula que si se padece cualquier síntoma por debajo del cuello NO se debe practicar ejercicio. Eso quiere decir que se puede jugar si se tiene congestión nasal, pero no si se tiene tos con expectoración.


¿Qué causa la Muerte Súbita Cardíaca?

 

En jugadores menores de 35 años
Cardiomiopatía hipertrófica: engrosamiento continuado de los músculos del corazón que se produce a lo largo de varios años. A diferencia del “corazón de atleta”, el músculo no funciona correctamente.  
Displasia arritmogénica del ventrículo derecho: el tejido muscular se ve reemplazado por tejido adiposo (grasa), especialmente en el ventrículo derecho.  
Otras causas comunes incluyen enfermedades congénitas del tejido muscular cardíaco o anomalías en las arterias coronarias.
Medicación, drogas: estimulantes, algunos medicamentos contra la alergia. El uso de cocaína al realizar ejercicio físico conlleva un gran riesgo de sufrir MSC.  
Miocarditis: los virus que causan síntomas parecidos a los de la gripe u otras enfermedades pueden afectar al músculo cardíaco causando una inflamación aguda, que solo podría manifestarse con la práctica de ejercicio.


En jugadores mayores de 35 años, la causa principal de MSC es la enfermedad arterial coronaria.
Contusión en la pared torácica: contusio cordis (todas las edades): rara vez sucede, pero en ocasiones, la causa de la parada cardíaca es el impacto de un objeto (por ejemplo un balón) en una zona específica del pecho en un momento especialmente vulnerable del ciclo cardíaco. 

 

 

 

Fuente: fifa.com

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress