Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 19 de febrero de 2018 | Leída 505 veces
ENTRENAMIENTO

7 consejos que te ayudarán a cumplir con los objetivos de tu equipo

Guardar en Mis Noticias.

Tu equipo no está rindiendo cómo esperabas esta temporada y no está cumpliendo las expectativas? Te damos unos consejos para intentar enderezar el rumbo de tu equipo y poder cumplir con los objetivos marcados al inicio de la temporada.

 

A continuación te damos unos consejos para que puedas dar un salto de calidad en el caso de que tu equipo no esté cumpliendo las expectativas que tenías al inicio de temporada. Son consejos simples pero que quizás te haga replantearte algunas cosas o simplemente añadirlas a tu cuaderno de entrenador TOP!

 

1. Analiza a tu equipo


Para comenzar, nuestro primer consejo para poder cumplir con los objetivos marcados es que analices en profundidad a tu equipo y tus jugadores. Empieza con algo positivo: analiza y enumera las cosas que hace bien tu equipo, ya sea a nivel de compromiso o de juego. Por ejemplo: “Mi equipo defiende bien el balón parado; Tenemos facilidad para crear ocasiones; Siempre entrenamos prácticamente con el equipo al completo; Tenemos una buena salida de balón…”; etc.

 

Después de realizar el análisis de las cosas que realiza bien tu equipo toca analizar las cosas que no acaban de salir cómo esperabas. Seguramente ésta será la parte más complicada y más extensa, pero es una de las partes más importantes para saber dónde empezar y en qué poner una atención especial.

 

Por ejemplo: “No somos capaces de taponar la salida de balón del rival; Creamos ocasiones pero nos cuesta acabar de finalizarlas con acierto; En el último tercio del campo nos falta claridad ofensiva; No tenemos movimientos coordinados en zona de progresión”; etc.

 

Una vez hecho éste análisis ya sabes por dónde empezar a trabajar. Tienes analizadas en profundidad las virtudes y los defectos de tu equipo, por lo tanto ya puedes programar los entrenamientos para trabajar esos aspectos, ponte manos a la obra!

 

2. Revisa tu modelo de juego


Revisa si tu modelo de juego se adapta completamente a los jugadores que tienes y a la categoría en la que compites. A veces realizando un par de cambios siguiendo el consejo anterior, analizando a tu equipo y a tus jugadores, puedes hacer que tu equipo mejore considerablemente y puedas cumplir con los objetivos que te marcaste.

 

Con ésto no queremos decir que debas cambiar tu modelo de juego, si no que revises si se adapta al perfil de tus jugadores y de la categoría en la que compites. A veces pedimos cosas a los jugadores que no son capaces de realizar o que simplemente les cuesta identificar durante el partido. O al revés, les pedimos menos de lo que son capaces de hacer.

 

3. Márcate objetivos asequibles


Busca objetivos asequibles y sencillos de cumplir a corto plazo. Esto ayudará a que tu equipo gane confianza cumpliendo objetivos semanales sencillos pero que hará que el equipo gane en autoestima y en seguridad. La confianza es muy importante en el mundo del deporte, un jugador que tenga confianza en su juego es imparable!

 

Ejemplo de objetivos: Reducir el numero de ocasiones del rival y por lo tanto ganar seguridad defensiva; Realizar una salida balón correcta durante el partido; Realizar cambios de orientación durante el partido; En los entrenamientos intentar ser más efectivos de cara a portería; etc.

 

4. Presta atención a los detalles


El fútbol a veces es un deporte en el que se gana por pequeños detalles. Por lo tanto, [Img #13933]tendremos que esforzarnos para ver esos pequeños detalles en los que nuestro equipo y nuestros jugadores puedan marcar la diferencia.

 

Normalmente no le damos importancia a los pequeños detalles del juego o de los jugadores, pero quitar malos hábitos o hacer que el equipo mejore en pequeñas cosas puede hacer que nuestros jugadores ganen espacio y tiempo para realizar las acciones del juego.

 

Por ejemplo: la orientación corporal del jugador; controles orientados; antes de recibir el balón perfilarse para protegerse o para poder realizar un pase con más facilidad; etc.

 

5. Trabajo físico


Recomendamos subir un poco la intensidad del entrenamiento, entrenar en calidad y no en cantidad. Conseguir que un jugador se encuentre bien físicamente y bien cuidado generará confianza en si mismo. Es decir, un jugador que esté bien físicamente será mucho más sencillo que tenga confianza en su juego, que sea más valiente y se atreva ha realizar acciones más completas y más intensas.

 

Con ésto no queremos decir que nos centremos solamente en el trabajo físico, sino que le demos un poco más de importancia, que añadamos algo más de carga a los entrenamientos o que realicemos algún trabajo extra durante el entrenamiento.

 

6. Da un paso adelante como entrenador


Debemos ser más metódicos en nuestro trabajo y añadir un trabajo extra al que realizamos en el entrenamiento y en los partidos. Nos referimos al hecho de observar a nuestros próximos rivales para saber a qué nos exponemos, conocer las dimensiones del terreno de juego, el sistema de juego, debilidades y fortalezas del rival, etc.

 

El hecho de estar más preparado para el partido y anticiparse a lo que puede suceder, para que tus jugadores sepan qué se van a encontrar durante el partido.

 

También podemos grabar nuestros propios partidos para poder analizarlos tranquilamente desde casa. Durante los partidos, desde el banquillo, nos perdemos muchas cosas importantes. Los nervios, la tensión y la perspectiva desde el banquillo no es la mejor para analizar el partido realizado por nuestro equipo.

 

Por lo tanto, es una buena idea poder hacerlo desde casa, pausando y viendo y analizando las jugadas las veces que sea necesario. Si ves cosas importantes también puedes enseñárselo a los jugadores y así hacer que puedan ver lo que quieres o lo que no quieres, para poder cumplir con los objetivos.

 

7. Cuenta con otro punto de vista


A menudo necesitamos otros otro punto de vista que nos ayude a ver las cosas desde fuera para poder ofrecernos una opinión diferente a lo que vemos nosotros desde dentro. Por ello, siempre es necesario pedir consejo a compañeros de profesión.

 

Hay entrenadores que tienen más experiencia, más vivencias que nosotros, o que simplemente han pasado por las mismas situaciones que estás viviendo tú ésta temporada. Por ello es muy importante conocer cómo gestionó la otra persona la misma problemática, o incluso que errores cometió. Esto puede ayudarnos a tomar las decisiones oportunas para intentar enderezar el rumbo del equipo.

 

O, simplemente, el hecho de que un compañero de profesión vea un partido de nuestro equipo, y después pongáis en común lo que habéis visto, puede ayudar al progreso de tu equipo como tu propio progreso como entrenador.

 

 

 

Fuente: topentrenador.es

 

 

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress