Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 13 de febrero de 2018 | Leída 128 veces
PSICOLOGÍA

La edad ideal para tener el primer móvil es a partir de los 15 años

Guardar en Mis Noticias.

Hace unos días, Francia hacía pública la prohibición de usar teléfonos móviles en el colegio para los menores de 15 años, ni siquiera en el recreo. Esta medida, que entrará en vigor el próximo mes de septiembre, no impide llevar los dispositivos a clase, aunque sí su empleo en cualquier zona de la escuela. En España, estas pautas a seguir las establece cada institución. «Sería muy importante que estuviese regulada a nivel estatal, ya que afecta al rendimiento escolar de los alumnos», afirma Benjamín Ballesteros, director de programas de la Fundación ANAR, quien ha elaborado una serie de pautas para determinar cuál sería la edad ideal para disponer del primer móvil.

 

No tiene que ser el de última generación ni el que más caro valga. «La razón por la que muchos padres se animan a comprar un dispositivo es por estar más tranquilos a la hora de localizarlos. Por ello, no es necesario que el teléfono tenga acceso a internet, ni tiene que ser el último modelo», continúa Ballesteros.

 

Es difícil establecer una edad adecuada para usar un móvil, «pero lo ideal sería a partir de los 15 años para evitar, también, que haya más casos de bullying o sexting, ya que la madurez del menor será mayor y tendrá un sistema cognitivo más desarrollado», insiste Ballesteros. Aun así, desde ANAR aseguran que este dato depende de las circunstancias familiares del niño (padres que no pueden ver lo suficiente a sus hijos, coyunturas laborales, viajes…).

 

El uso excesivo del móvil puede afectar al rendimiento escolar, por lo que es importante establecer una limitación de horario. «No puede tenerse a todas horas porque eso derivaría en adicción. Abogo porque haya días que no puedan ni usarlo y que en los fines de semana lo tengan dos horas, por ejemplo», asegura, a la vez que recuerda que «tanto jóvenes como adultos vivimos obsesionados con mirar constantemente la pantalla del móvil por si tenemos alguna notificación». El abuso del dispositivo puede ser perjudicial, no solo a nivel psicológico, sino interfiriendo en el desarrollo de estructuras cerebrales, que se incrementa durante la adolescencia.

 

Control parental


El acceso de los niños a información no adecuada para su edad es uno de los puntos a tener en cuenta por los padres. Además de hablar con los más pequeños sobre los peligros que esto supone, «es importante que los progenitores sepan que existen aplicaciones de control parental. Esto último debería ser esencial», comenta Ballesteros.

 

La existencia de estas herramientas limita las páginas que los menores pueden ojear y también informa sobre todas las visitas que hacen los jóvenes a través de internet. «Es importante que los padres conozcan esto porque los niños no están preparados para ciertos temas como, por ejemplo, el terreno de la sexualidad. Muchas veces ven páginas o pinchan en anuncios sin saber el trasfondo que eso tiene».

 

Usar el móvil a edades tempranas puede ser peligroso para su desarrollo social, lo que podría llevar a un empobrecimiento de sus relaciones de amistad y a una disminución en el disfrute del contacto «cara a cara».

 

 

 

 

Fuente: abc.es/familia

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress