Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 8 de febrero de 2018 | Leída 243 veces
ENTRENAMIENTO

Creando una tarea de entrenamiento

Guardar en Mis Noticias.

Para la creación de las tareas me gusta tener un mapa organizativo de varios parámetros como por ejemplo las microestructuras, los roles, las sociedades, las prioridades de actuación, la imprevisibilidad, los sectores y la especificidad posicional y/o individual. A continuación, voy a detallar que es para mi cada concepto y por qué lo considero tan importante a la hora de crear una tarea y evaluar si esta me va ayudar a mejorar el concepto u objetivo propuesto.

 

Las microestructuras son para mí, pequeños grupos de jugadores entendidos como posiciones, es decir, más allá de quien juegue, tener claro que tipo de estructura queremos en cada momento en base a la posición del balón o de lo que esta aconteciendo en ese momento. Por ejemplo, en el momento con balón, en zona 2, quiero que dentro de mi sistema 1-4-1-3-2, el mediocentro forme un triángulo junto a los dos centrales, actuando de vértice más adelantado. El objetivo principal de esta estructura de forma triangular es la reestructuración del bloque defensivo a partir de una microestructura ya creada cuando tengamos una pérdida de posesión y se inicie nuestra transición defensiva.

 

[Img #13822]

 

 

Esta disposición, nos permite trabajar la reorganización de nuestro bloque, línea por línea y posición por posición des de una organización ya creada. Dentro de esta pequeña estructura vamos a encontrar diferentes roles.

 

Los roles son aquellos papeles que otorgamos a cada componente del grupo. Recuperando el mismo sistema que en el ejemplo anterior, me interesa que el mediapunta central, en ataque organizado, cuando uno de los dos puntas pique al espacio o caiga en apoyo a banda activa, éste deberá ocupar la zona liberada (y aquí habrá matices de cómo atacar ese espacio liberado en función de cómo se haya movido el punta en primera instancia y lo que haya provocado en la defensa rival). Lógicamente este es un rol muy general que le damos a nuestro mediapunta central pero que con el paso de las semanas. Irá cogiendo más forma y que posiblemente se irá amoldando a lo que requiera el partido en función de los rivales a los que nos vayamos enfrentando.

 

Las sociedades dentro de un terreno de juego son importantísimas, podemos ver la creada por Leo Messi y Jordi Alba con el famoso pase elevado en diagonal del argentino que desatasca en cualquier momento un partido. Quizás, durante la temporada nos interese despertar alguna sociedad durmiente dentro del colectivo o potenciar alguna que ya nos esta aportando rédito. Por poner un ejemplo, quiero que el medio centro (el que formaba el triángulo junto a los dos centrales) en fase ofensiva, lleve cuanto antes el balón a los carriles laterales. Pero la forma en que queremos que lo lleve es indirecta, pasando por uno de los apoyos interiores de los que va a disponer durante los partidos. Para ello, intento crear una sociedad entre el mediocentro y los mediaspuntas con el objetivo pretendido.

 

Se puede aplicar en la gran mayoría de tareas, pero un ejemplo sencillo es en un juego de progresión donde juegan dos equipos y se le dan a cada equipo dos petos de cada color. Los rojos y azules contra los naranjas y verdes. Si se consigue circular por las tres zonas del campo de forma ininterrumpida por el rival se sumará 1 punto y se añadirán +2 de manera adicional si el pase que supera (de zona a zona) es entre compañeros del mismo color.

 

Las prioridades de actuación. Cuando creamos un ejercicio, debemos tener muy claro para que lo queremos y ver si realmente nos va a poder servir, incluso anticiparnos y pensar modificaciones que complementen la tarea o adaptaciones a posibles problemáticas. Los jugadores necesitan saber para que trabajan, que queremos del colectivo y que se quiere de ellos. Necesita conocer las problemáticas y las posibles soluciones y para ello debe tener en su cabeza, en todo momento lo que está trabajando.

 

Si trabajamos la posesión del balón como fin, sin especificar, sin aclarar y sin objetivar, posiblemente estemos creando un problema a largo plazo porque el jugador va a malinterpretar ciertos ejercicios y situaciones que durante el transcurso del partido pueden ser un problema.

 

En el siguiente escrito me aventuraré a explicar que son para mi y la importancia que tiene controlar lo imprevisible, los sectores, y la especificidad posicional o individual.

 

 

 

Fuente: eljuegoinquebrantable.wordpress.com

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress