Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 5 de febrero de 2018 | Leída 131 veces
ENTREVISTA

Asier Garitano: «Ni soy el entrenador de moda ni le di una lección a Zidane»

Guardar en Mis Noticias.

Cuando llegó a casa y tras recibir la cariñosa felicitación de María José, su esposa, se sentó a cenar junto a ella en el sofá de su céntrica casa en Leganés para analizar cómo su equipo había escrito uno de los capítulos más bonitos de la historia de la Copa: «Lo mejor es que ya sabía el resultado, así que uno ve tranquilo el partido». Asier Garitano (Bergara, 6 de diciembre de 1969) charla con ABC días después de eliminar al Real Madrid en una gesta para el recuerdo. Nunca un rival había levantado un 0-1 de la ida a favor de los blancos en este torneo. Lo hizo el Leganés, equipo de Segunda B hace solo cinco años y hoy, una de las sensaciones de la Liga.

 

-En verano, las casas de apuestas le situaban en Segunda. Hoy están once puntos por encima del descenso

 

-Fue curioso. Creí que los apostantes pensaban que ya habíamos descendido. Me causó sorpresa, pero le vi el lado positivo. Confiaban tan poco en nosotros que el margen de mejora era una barbaridad.

 

-¿Sigue jugando a pelota mano?

 

-Ya no. Es imposible. No tengo edad. De pequeño era mi pasión. Más que el fútbol, pero una vez que entré en Lezama, con diez años, ya no podía combinar ambas cosas. El fútbol es un vicio con el que me gano la vida y creo que escogí bien. No me está yendo mal.

 

-Como entrenador, sin duda. ¿Y como futbolista?

 

-Considero que era buen jugador y que tenía una buena comprensión del juego. Un mediapunta con buenas dotes técnicas. En la cantera del Athletic llegué hasta el primer filial, jugando en Segunda, e hicimos buenas temporadas. Era la época en la que ganaban ligas y no era sencillo subir al primer equipo. Quizás me faltó algo de mentalidad para jugar en la élite, pero quedé muy satisfecho de mi etapa como futbolista.

 

-¿Un jugador que no ha estado en Primera es menos respetado como entrenador?

 

-Para nada. El respeto te lo tienes que ganar, independientemente de si has sido un futbolista de élite o no. La única desventaja es que llegar a Primera como técnico es más complicado si no has sido un futbolista importante de un gran Liga. Solo hay que ver los banquillos de hoy. Se cuentan con los dedos de una mano entrenadores que han llegado a Primera con el mismo equipo que entrenaban en Segunda B, como es mi caso.

 

-¿Qué aprendió el año que estuvo en el paro?

 

-Fue entre 2010 y 2011. Terminé mi etapa de segundo en el Castellón y decidí que era el momento de liderar un cuadro técnico, pero no me salió equipo. Y, como desgraciadamente le sucede a muchos ciudadanos de este país, me tocó ir a la oficina del INEM a sellar mi cartilla del paro. En esa época conocí también muchos jugadores que habían estado en Primera y que en ese momento ni siquiera podían jugar en un Segunda B y ganar 1.000 euros. Es una etapa que te enseña lo que es la vida de verdad. Muchas veces, cuando estás en Primera, te olvidas de la realidad. Ganas mucho dinero y nunca piensas que de la noche a la mañana te puedes quedar en el paro. Por eso nunca olvido de dónde vengo.

 

-Son ya siete años como técnico. ¿Se ha quitado la «L»?[Img #13793]

 

-Cada vez tengo más experiencia, pero soy un recién llegado a Primera. Es lo que le acabo de decir. Nunca olvido de dónde vengo. No dejo de aprender y estoy encantado de seguir llevando la «L» a la espalda.

 

-¿Qué diferencias hay del Leganés de la pasada temporada a esta?

 

-El primer año, hasta diciembre, por distintas circunstancias, sufrí bastante. Fueron unos meses complicados en los que el día a día no era sencillo, a pesar de que los resultados acompañaban. Pero desde enero ya comencé a disfrutar y todo fue distinto. Estoy muy contento con lo que estamos haciendo. No tengo queja.

 

-Su libro de estilo se mantiene fiel a su idea primitiva ¿Cómo se puede competir igual en Segunda B que en Primera?

 

-El Leganés crece desde atrás, desde el reto de no encajar construye resultados positivos. La idea ha sido siempre defender bien y poner un ritmo muy alto. Ambas cosas son las que te hacen estar más cerca de ganar, sea en Segunda B, Segunda o Primera. Cuando subimos hace año y medio, lógicamente no conocía la categoría, así que hable con mucha gente y estudié en profundidad por qué habían descendido los equipos que bajaron en los últimos años. El secreto estaba en esas dos ideas. La pasada temporada encajamos entre 20 y 30 goles menos que Sporting, Osasuna y Granada. Este curso el objetivo es el mismo, y a eso le hemos añadido más talento. Y hasta hoy las sensaciones son muy buenas.


-¿Tiene un entrenador referente?

 

-No. De todos los entrenadores y estilos aprendo. Veo jugar al Éibar, a Las Palmas, al Betis, al Madrid o al Atlético y me gusta lo que veo. Lo que intento es poner en práctica en el mismo partido distintos modelos de juego.

 

-¿También pone en práctica los consejos de los aficionados?

 

-(Risas) Como vivo en el centro de Leganés tengo un trato diario y directo con los hinchas. Ellos siempre me dicen que haga esto o lo otro, y yo les escucho cariñosamente, pero nunca les hago caso. Es la salsa del fútbol, pero yo soy el que toma las decisiones.

 

-Y no le va mal siendo usted mismo.

 

-Puede ser, pero no me hace gracia tanto piropo. Ni soy el entrenador de moda ni le di una lección a Zidane. No me hace gracia escuchar ni leer eso. Las modas son pasajeras y no hace falta repetir tantas veces que eliminamos al Madrid.

 

-Es que la gesta fue histórica...

 

-Simplemente teníamos una idea y salió bien, pero no creo que hiciéramos nada distinto a lo que llevamos haciendo toda la temporada. La clave fue hacer el 0-1, y encima antes del descanso. Eso era lo difícil. Luego, a pesar del empate, seguimos creyendo en nosotros, pero no creo que al Madrid le pillara por sorpresa nuestro planteamiento porque fue muy similar al del partido de ida en Butarque.

 

-¿Está enfadado con el fichaje del futbolista de Arabia Saudí?

 

 

-Entiendo que como empresa algo le beneficiará al club, pero no es el perfil de jugador que necesito ni nos hace falta. El es un extremo de banda derecha que juega a pierna cambiada y yo necesito un medio de contención porque Erik Morán se marchó en este mercado invernal al AEK y estamos desequilibrados en esa posición.

 

-¿Yahia Al-Shehri viene con la obligación de jugar?

 

-No. No lo conozco ni aún está con nosotros. Como todos, entrenará y será tratado por igual, pero si no me gusta o no da el nivel, ni siquiera se vestirá de corto.

 

-Usted firma siempre una temporada y hay rumores de que Real y Athletic le quieren la próxima campaña. ¿Fin de ciclo a la vista?

 

-Al final de temporada, como desde que llegué aquí en Segunda B, me sentaré con el club, haremos una valoración y decidiremos si renovamos o no. Sé lo que es estar en el paro, así que valoro mucho tener trabajo y estar a gusto, y en el Leganés soy muy feliz. No es sencillo encontrar algo mejor. Y si se encuentra, cuando llegue ese momento, se verá.

 

 

 

 

Fuente: abc.es/deportes

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress