Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 19 de enero de 2018 | Leída 177 veces
ENTREVISTA

"El fútbol en la calle se perdió"

Guardar en Mis Noticias.

José Alberto Lugilde, exjugador del Lugo y el Ribadeo FC, recuerda que llegó a entrenarse en un pinar, lejos de las comodidades de ahora.

José Alberto Abelairas Lugilde era conocido como Xabarda en su etapa de futbolista, que lo llevó por equipos de Lugo y de Ourense. Aún es conocido por ese nombre, lo que viene a ser, en cierto modo, la continuidad de una carrera deportiva que empezó, dice, «de pequeñito». Dio los primeros toques en el colegio; entró luego en el equipo de su barrio, el Sagrado Corazón, e inició así una larga trayectoria.

 

-Si se observa el fútbol de cuando usted empezó y jugó, se comprueba que había mucho de vocación y de ilusión. ¿Se perdió eso?

 

-Se perdió el fútbol de calle, que era donde se jugaban todos los partidos: con los compañeros, contra otros barrios... Era algo innato.

 

-¿Por qué se fue perdiendo esa forma de jugar?

 

-No hay calles para jugar. Antes tenías las las calles y aprovechabas cualquier sitio para poner una portería. Hoy ya no es así.

 

-¿Falta en el fútbol de hoy esa chispa, ese punto de picardía, que se podía conseguir jugando en la calle?

 

-Los mejores jugadores que salían antes eran los brasileños. Salían de la calle: había camaradería, eran amigos... Eso se acabó. Los niños se forman en los colegios directamente. Hoy todos los equipos tienen campo propio; nosotros nos entrenábamos en un pinar. Hoy un entrenamiento se planifica: a las siete, a las ocho... Antes entrabas en un campo a las cinco y podías salir a las diez de la noche. Estudiabas... y a jugar.

 

-Hace años, Lugo tenía numerosos equipos que trabajaban con la base. ¿Cómo ve ese apartado hoy?

 

-Entrené al Comercial dieciséis años. Jugadores como los hermanos Varela [hoy, en la plantilla del Rácing Vilalbés] los tuve yo; todos los que hoy juegan en el Polvorín estuvieron en el Comercial de pequeños. Pero el Comercial desapareció: si te llevan los mejores jugadores... A nosotros nos llevaron medio equipo.

 

-El Lugo está actualmente en Segunda División, se mueve en categorías superiores a las de sus años de jugador. ¿Ve riesgo de que caiga?

 

-La Segunda División es terrible. Los equipos están igualados, cerca del ascenso o del descenso. A ver si el Lugo se mantiene ahí. Podría; pero con 4.000 personas en el campo, ya me dirás.

 

-¿Por qué el equipo, con esa trayectoria, no engancha más?

 

-No tiene jugadores de casa, vienen todos de fuera. No todos los chavales de aquí valen; pero alguno, sí. En mi época estaban [José] Domínguez, [Gonzalo] Edrosa, [Pedro] Tapia, [Vicente] Álvarez...; también los Camuel, que llevaban muchos años aquí. Son años distintos. El Lugo estaba preparado para estar lo más arriba posible, pero para competir y no pasar apuros. Muchos jugadores salían del Comercial o de pueblos y podían estar en el equipo muchos años. Era un fútbol distinto. Hoy ves jugar a los chavales y parecen robots. Antes te entrenabas porque te gustaba; ahora, porque todo el mundo quier ser futbolista. Antes tenías que sacrificarte; ahora cada equipo tiene su campo. Parece que no, que son solo unos años, pero es un vuelco muy grande.

 

-¿Le falta cercanía con la ciudad?

 

-Lugo es lo que es, apenas 100.000 habitantes. Teniendo también en un sitio baloncesto, fútbol sala, voleibol..., es difícil de mantener. Se mete además el fútbol en televisión. Antes tenías fútbol y baloncesto, no había más; hoy es más difícil enganchar con la gente.«El Lugo no engancha porque no tiene jugadores de casa, vienen todos de fuera»«Antes te entrenabas porque te gustaba; ahora, porque se quiere ser futbolista»

 

Importancia de que los veteranos tengan relación con el equipo tras retirarse

 

Una actividad que debería de potenciar el Lugo, según considera José Alberto Lugilde, es la de los jugadores veteranos. «Son piezas importantes», dice, más allá de que su función solo resulte visible periódicamente si se reúnen o si juegan un partido contra ex jugadores de otros clubes. «Todos los equipos los tienen; el Lugo los tiene. Los ves en el periódico; pero hace falta más contacto, y es el club el que debe buscar el contacto con ellos», dice. Esa relación serviría, afirma, para dar más peso social a la entidad y para integrar a personas que se movieron en circunstancias muy distintas en sus trayectorias deportivas. «El fútbol de antes y el de ahora son distintos», sostiene.

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress