Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 19 de enero de 2018 | Leída 290 veces
PSICOLOGÍA

Técnicas para trabajar el enfado y la rabia en los niños

Guardar en Mis Noticias.

La frustración, la rabia y la ira pueden convertirse rápidamente en un desafío, aparece la falta de respeto hacia uno mismo y hacia los demás, y no tardará mucho en aparecer la agresión y las rabietas si el niño no sabe cómo controlar o manejar estas emociones tan intensas.

 

Hay varias maneras de enseñar a los niños el control de la rabia y el enfado, de esta manera empezarán a entender mejor sus emociones y sobre todo, a recuperar el control de su temperamento.

 
No hay que reprimir estas emociones en los niños, únicamente mostrarles qué es lo que significan en un momento determinado y enseñarles las habilidades adecuadas para controlar la rabia y el enfado. Algunos niños pueden tener dificultades para expresar sus sentimientos de una manera socialmente apropiada.

 

Técnicas para trabajar la rabia en los niños y niñas


Primera técnica: entender las emociones


Primero, los niños (y adultos) para poder controlar la rabia y el enfado deberán entender que el comportamiento no tiene que ir ligado a los sentimientos. Después y seguidamente, deberán tener un buen ejemplo de modelado en conducta de los padres. Los padres deben enseñar a los niños a poner nombre a sus sentimientos para que sean capaces de verbalizar los sentimientos de ira, rabia, enfado, frustración y decepción. Decir cosas como: ‘Está bien que te sientas enfadado, pero no está bien que golpees a tu hermana’ es de gran ayuda. El niño entenderá que está en su control el manejar las acciones de sus sentimientos.

 

En muchas ocasiones el comportamiento agresivo puede deberse a una gran variedad de sensaciones incómodas, como la tristeza o la vergüenza. Hablar con los hijos sobre los sentimientos de forma habitual hará que con el tiempo, los niños aprendan a entender sus sentimientos y saber cuáles son las acciones más adecuadas, no solo socialmente, sino también por y para ellos mismos.

 

Segunda técnica: enseñar a controlar las emociones


La mejor forma de enseñar a un niño a controlar la rabia y el enfado es mostrando cómo hacer frente a esas emociones cuando se siente enfadado. Otras estrategias que puedes enseñarle son:

 

La estrategia del ejemplo. Aprovecha cualquier momento en el que te sientas enfadado para manejar correctamente tus emociones y después, hablarlo con tu hijo. Si un niño ve que sus padres pierden los estribos, ellos harán lo mismo. En cambio, si te ve lidiar con tus sentimientos de una forma correcta, ellos harán lo mismo también. Verbaliza tus emociones y tus acciones y asume la responsabilidad de tu comportamiento si has perdido la calma frente a tus hijos. Pide disculpas siempre que sea necesario.

 

La estrategia del globo. En esta técnica hay que explicar al niño que la ira es como un globo que se hincha. Cuando estamos enfadados el globo se hincha y se hincha y cuando explota, es cuando se pierde el control. ¿A quién le gusta escuchar el estruendo de un globo que explota? Por eso, hay que evitar explotar como el globo y cuando notemos que vamos a explotar como un globo, retroceder. ¿Cómo conseguirlo? Con respiraciones profundas y hablando sobre lo que ocurre para buscar soluciones. Puedes leer la técnica del globo para el control de la rabia y el enfado en los niños aquí

 

OBJETIVOS

 

  • Favorecer el desarrollo de unas reacciones adecuadas.
  • Desarrollar la capacidad de controlar el enfado.
  • Comprender las consecuencias de las diferentes reacciones de enfado.

 

 

 

Fuente: educapeques.com

 

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress