Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 16 de enero de 2018 | Leída 363 veces
PSICOLOGÍA

La gente que vale la pena

Guardar en Mis Noticias.

La gente que vale la pena huele a amabilidad, a esperanza, a caminos por descubrir. No necesitan la aprobación de los otros para tener motivos para sonreír, parar brillar, para decidir. Creen en el poder del sentido del humor, de los abrazos, de las miradas.

 

La gente que vale la pena entran en tu vida sin hacer ruido, la enriquecen con pequeños gestos, la hacen mucho mejor. La llenan de sensatez, de motivos para seguir.

 

La gente que merece la pena no buscan protagonismo ni necesitan likes. No venden sus vidas en busca de reconocimiento ni simulan ser algo que no sienten. Inspiran, cumplen sus promesas, no necesitan golpes de suerte para ser feliz.

 

La gente que merece la pena no juzgan ni comprometen. No intentan imponerse, se adaptan, aceptan, confian. Celebran los éxitos ajenos, elogian, empatizan. Demuestran.

 

La gente que merece la pena convierten lo ordinario en extraordinario, creen en la magia de las casualidades, remiendan sus errores con trabajo.

 

Las personas que merecen la pena diseñan sus propias normas, exprimen las horas, se muestran inconformistas. Toman decisiones y diseñan mapas.

 

La gente que merece la pena saben lo que quieren y van a por ello sin titubear. Dicen lo que piensan y hacen lo que dicen. Son héroes sin capa capaces de bailar ante las adversidades.


Las personas que merecen la pena te impregnan de optimismo, de intención. De valentía, confianza e ilusión. Dan sin esperar recibir, sanan con sus palabras, actúan de corazón.

 

Las personas que merecen la pena agradecen y valoran los cumplidos, se equivocan sin culpar a los demás, se quieren sin condición.

 

Las personas que merecen la pena hacen del fracaso el mejor aprendizaje, batallan por sus sueños, creen en su intuición.

 

Las personas que merecen la pena se enorgullecen de sus cicatrices, de sus arañazos, de lo que  aprenden cada vez que la vida se les complica.

 

Las personas que merecen la pena rompen corazas, comparten silencios y charlas al amanecer. Expresan lo que sienten, empiezan antes de estar preparados.

 

Las personas que merecen la pena son nobles, transparentes, conectan con la emoción. Dejan huella en tus días, transmiten serenidad.

 

Las personas que valen la pena saltan con confianza hacia sus retos, crean caminos, luchan contra sus fantasmas sin justificar sus errores. Asumen las consecuencias de sus acciones, se adaptan a las tormentas.

 

 

 

 

Fuente: sonialopeziglesias.blogspot.com.es

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress