Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 12 de enero de 2018 | Leída 161 veces
FORMACIÓN

Las penurias de los obreros del fútbol

Guardar en Mis Noticias.

Más de 500 casos de impagos en Segunda B y Tercera como el de Moussa, que ha denunciado que no tiene ni para comer.

Cuando Moussa Sidibé firmó por el Deportivo Guadalajara el pasado verano, no se imaginaba la complicada situación a la que el club alcarreño le acabaría condenando. El último caso de impagos en el fútbol español tiene nombre y apellidos, pero Moussa Sidibé no es ni mucho menos una excepción, ya que existen cientos de jugadores en la misma situación que él. La diferencia es que el futbolista maliense ha decidido denunciar públicamente que llevaba sin cobrar desde el pasado mes de octubre, que no tiene dinero para comer y que su situación es «insostenible». Hace unos días, y tras casi cuatro horas de reunión entre el club y el jugador, ambas partes pactaron la baja del futbolista, que queda libre tras pedir perdón al presidente de la entidad, a su familia y a sus compañeros del equipo.

 

Internacional sub 21 por la selección de Malí, Moussa se había convertido en uno de los jugadores más destacados de la categoría. Condenado a jugar sin cobrar durante meses, Moussa planteó al club la condonación de la deuda a cambio de la rescisión del contrato, a fin de «olvidar de una vez esta pesadilla», y se encontró, sorprendentemente, con la negativa del Deportivo Guadalajara. Lejos de ver imposible una salida a su situación, Moussa es consciente del interés por contratarle de otros clubes que podrían cambiar su suerte, pero la posición de la entidad le impide poder tomar ese camino. «Me siento esclavo, pido mi libertad», ha dicho.

 

Los jugadores de Segunda B y Tercera división están familiarizados con este problema. Según datos proporcionados por la Asociación de Fubolistas Españoles (AFE), las reclamaciones en estas categorías tramitadas el año pasado fueron más de 500. Una cifra que sin duda puede impactar, pero que lo hace aún más si se compara con las ochos emitidas en Primera y Segunda división. Si en las dos primeras categorías fueron seis los clubes envueltos en casos de impagos, el número de equipos asciende a más de cuarenta en las categorías siguientes. Un drama en el fútbol modesto que expone a cientos de personas a trabajar sin recibir retribución alguna.

 

La AFE es consciente de este problema en el fútbol español y trabaja conjuntamente con los jugadores afectados en busca de una solución: «En las categorías de Primera y Segunda división apenas existen impagos reclamados a través de AFE. En Segunda B y Tercera división, existen problemas en clubes puntuales, de los cuales vamos haciendo un seguimiento continuo y tomando las iniciativas correspondientes en cada caso, siempre en coordinación con los futbolistas afectados».

 

El caso de Moussa no ha pillado por sorpresa a la AFE, donde aseguran que son conocedores de la situación del futbolista y trabajan para ofrecerle «todas las posibilidades legales a su alcance», sin concretar más por motivos de confidencialidad. Una de las opciones que le quedaban al maliense era acogerse al llamado «Procedimiento Abreviado de Rescisión Contractual», mediante el cual un jugador víctima de impagos reiterados puede dar por terminada la relación con su club deudor. Una solución que le habían planteado desde la AFE y que podría haber puesto fin al calvario del futbolista.

 

Moussa atendió a algunos medios de comunicación locales, a los que informó de que había sido apartado del equipo: «He venido a mi lugar de trabajo como siempre y cuando he entrado al vestuario el entrenador me ha dicho que le han comunicado desde el club que recoja mis cosas y me fuera».

 

Alberto Parras, entrenador del equipo, declaró en la tarde de ayer a Ser Guadalajara que el futbolista lo que quiere es salir a otro club y negó la versión del jugador. «Él no se ha ceñido a la realidad. Le dije que quería contar con él y no le ha valido», afirmó. También comentó que «el jugador se ha equivocado gravemente» y que la deuda no es la que dice. Ante la gravedad de la situación, consideraba que el futuro de Moussa debe estar fuera de la entidad.

 

Problemas en la entidad


La denuncia de Moussa Sidibé al Guadalajara es un episodio más de la mala situación de la entidad. El club, que actualmente milita en Tercera división, se encuentra al borde del concurso de acreedores por una deuda que arrastra tanto con un anterior entrenador, Carlos Pérez Salvachúa, como con el que fuera su ayudante y excapitán del equipo Jorge Martín. El problema con los impagos no es nuevo en el club, ya que desde hace varias temporadas la entidad presidida por Germán Retuerta se enfrenta a esta complicada situación. De momento, será un juez el que tendrá que pronunciarse sobre la viabilidad del club.

 

 

 

 

Fuente: abc.es/deportes

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress