Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 7 de noviembre de 2017 | Leída 204 veces
FORMACIÓN

Goleadas en el fútbol base. Querer acabar completamente con el rival

Guardar en Mis Noticias.

Apenas llevamos unas semanas de inicio de las ligas de fútbol y ya observamos autenticas carnicerias en modo de tremendas goleadas.

 

No se puede consentir que se llegue a la humillación, querer acabar completamente con el rival como si fuese una guerra ya no es deportivo.

 

El mundo del fútbol se resiste a un tipo de reglas, muy extendidas en otras disciplinas, que tratan de evitar estos resultados escandalosos. Unas palizas que en muchas ocasiones llegan al terreno del ensañamiento, de la humillación y no deben tener cabida en unas categorías donde los entrenadores/formadores tenemos el deber de trasmitir a los [Img #13199]niños valores sociales que nada tienen que ver con lo anterior descrito.

 

La falta de empatía en algunas ocasiones de entrenadores y padres, que no son capazes de ser conscientes, entender o sentir lo que está experimentando los niños del equipo goleado, nos aleja cada vez mas de los objetivos del deporte.

 

Valga el propio ejemplo de la pasada temporada, cuando en el descanso, los alevines del Racing de Santander ganaba por 0-15 y los niños del Calasanz estaban destrozados; algunos, llorando, se negaban a volver a salir al campo, ante ese panorama, el entrenador del equipo "débil" pidió al del "fuerte" que les dijera a sus pupilos que aflojaran.


Este se negó, argumentando que, para él, el respeto al rival era dar siempre el 100% y que estaba entrenando a niños que podían llegar a ser profesionales. El partido acabó 1 a 34 y al poco tiempo el Racing se vio obligado a pedir disculpas.

 

Una de las enseñanzas más importantes del deporte es la de saber perder, la tolerancia a la frustración, pero hay que evitar que los niños se vayan hundidos, que odien el deporte, la excesiva competitividad y el menosprecio al rival va en aumento en el fútbol base.

 

La tasa de abandono de la práctica deportiva crece a ritmos alarmantes entre los niñ@s de 9 a 13 años y uno de los principales motivos viene dado por estas humillaciones, por ello es preciso su regulación.

 

 

 

Fuente: Conrado Galán (anefescuela.es)

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress