Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 26 de octubre de 2017 | Leída 18 veces
FORMACIÓN

Mujeres que hacen historia en el arbitraje de hombres

Guardar en Mis Noticias.

La granadina Alhambra Nievas y la suiza Esther Staubli, pioneras en el arbitraje de selecciones masculinas de rugby y fútbol.

«Las chicas», como recurso lingüístico que minimiza. La coletilla de «mujer-árbitro», cuando a la hora de juzgar no puede haber distinción competitiva alguna. O, simplemente, la cosificación sexual en la representación fotográfica durante el desempeño deportivo. La Agenda para el Desarrollo Sostenible de la ONU establece una hoja de ruta para alcanzar la plena igualdad de género en 2030. Mientras tanto, la mujer niega el papel de anécdota. Como Alhambra Nievas (Beas de Granada, 1983). Como Esther Staubli (Berna, Suiza,1979). Ambas árbitras, la primera de rugby, la segunda de fútbol, derribaron un nuevo muro el pasado fin de semana.

 

Pongámonos en perspectiva. Después de estudiar Ingeniería de Telecomunicaciones en Málaga, Nievas tardó sólo cinco años en pasar de jugadora a ganar, en 2016, el premio de Mejor Árbitro del Mundo por World Rugby -sin distinción de sexo- junto al sudafricano Rasta Rashivenge. Nievas fue pionera en formar parte del equipo arbitral en un Test Match masculino entre Tonga y Estados Unidos. Nievas, que fue quien juzgó la última final del torneo olímpico femenino de Rugby a 7 entre las selecciones de Australia y Nueva Zelanda, ha dado un nuevo paso hacia la normalidad.

 

[Img #13154]

 

 

Alhambra Nievas se convirtió el pasado sábado en la primera mujer en dirigir un partido de selecciones masculinas sénior de XV en Europa. Fue el choque que enfrentó a Finlandia con Noruega en Helsinki, enmarcado en el Campeonato de Europa de selecciones Conference 2. Una consecuencia lógica a una carrera en la que ya había arbitrado en torneos del prestigio del Seis Naciones o la Copa Mundial de Rugby Femenina de Irlanda.

 

“Podemos arbitrar sin distinción de sexo”


«No deberíamos hacer tantas distinciones entre masculino y femenino. Evidentemente que hay categorías. Pero a nivel arbitral, no debería haber diferencias. Podemos arbitrar sin distinción de sexo. La dificultad no te la da arbitrar a hombres o mujeres, sino el nivel de competición. Me siento respetada, sin la coletilla de ‘mujer-árbitro’. Siento una igualdad real y natural. Que es a lo que debemos aspirar», admitía Nievas después de la final olímpica a los canales oficiales del Consejo Superior de Deportes.

 

Argumentos válidos también para Esther Staubli. También el sábado, la suiza, ingeniera agrónoma, pasó a la historia como la primera en arbitrar un partido en un Mundial de fútbol masculino. En este caso, el sub-17 que se está disputando en la India. Dirigió en Calcuta el Japón-Nueva Caledonia. La FIFA, además, ha invitado a dicho torneo a seis mujeres más para trabajar por una integración todavía lenta.

 

Los méritos de Staubli eran bien conocidos, como el Mundial femenino de Canadá en 2015, la final de la Liga de Campeones femenina ese mismo año, el torneo olímpico de Río 2016 y la final de la Eurocopa femenina de este año.

 

Pero hacía falta más. Y así lo reconoce la FIFA: «La selección de mujeres para un torneo masculino es una consecuencia lógica. Ha llegado el momento para que las árbitras de élite oficien partidos».

 

 

 

Fuente: elmundo.es

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress