Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 26 de octubre de 2017 | Leída 122 veces
NUTRICIÓN

¡Toma castaña!: cinco motivos para comer este fruto seco

Guardar en Mis Noticias.

Son grandes aliadas para nuestros músculos y huesos, ayudan a regular el tránsito intestinal y su consumo no desequilibra la báscula.

A estas alturas del calendario muchos pueblos están inmersos en la campaña de la recogida de la castaña. Un pequeño fruto seco que suele llegar a nuestras manos en un cucurucho de papel humeante y que, seguramente, ingerimos con desapego por no conocer los beneficios que reporta a nuestro organismo. La nutricionista Jimena Abilés desvela cinco motivos por los que querrás comer castañas.

 

1. Tomar castañas nos ayuda a estar activos ya que son una fuente importante de energía. Casi la mitad de su composición está formada por hidratos de carbono complejos que producen una liberación lenta de glucosa permitiendo que el organismo disponga de energía durante más horas. Además son ricas en vitaminas del complejo B que ayudan al correcto funcionamiento del metabolismo energético.

 

2. Incluir castañas en la dieta habitual no nos llevará a un mayor riesgo de engordar. Si bien son un tipo de fruto seco, su contenido en grasas es muy inferior a la del resto de frutos secos y aportan hasta tres veces menos calorías. No obstante es recomendable un consumo moderado ya que 10-15 castañas (100g) contienen aproximadamente 200 calorías.

 

3. Las castañas ayudan a regular el tránsito intestinal por su importante aporte de fibra. Para hacernos una idea, consumir castañas tiene un valor nutricional similar al de los cereales integrales.

 

4. Las castañas ayudan a nuestros músculos ya que son una buena fuente de potasio, mineral que participa en la contracción muscular e interviene para que el ritmo cardíaco se mantenga constante, entre otros.

 

5. Las castañas son amigas de nuestros huesos, no precisamente por aportar cantidades significativas de calcio, como es el caso de otros frutos secos, sino por su contenido en fósforo que también forma parte de estructuras como huesos y dientes. El contenido en calcio de las castañas no alcanza los 50 mg por cada 100 g de fruto, al lado de los 252 mg que contienen las almendras por ejemplo, por lo que no se considera fuente de calcio.

 

 

 

Fuente: diariovasco.com

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress