Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 10 de octubre de 2017 | Leída 50 veces
NUTRICIÓN

El uso de la cafeína en el deporte debe ser individualizado en cada atleta

Guardar en Mis Noticias.

Los efectos potenciadores del rendimiento de la cafeína se conocen desde hace más de 100 años. Estos efectos se replican bien tanto en las actividades basadas en la resistencia y repetidos esfuerzos de alta intensidad. Del mismo modo, la cafeína parece tener un efecto positivo sobre la resistencia muscular, mientras que su impacto sobre la fuerza máxima es menos claro.

 

La cafeína ejerce su efecto ergogénico a través de diferentes mecanismos propuestos. Dentro del sistema nervioso central (SNC), la cafeína actúa como antagonista competitivo de los receptores de adenosina, lo que reduce la regulación negativa de la adenosina de la excitación y la actividad nerviosa. Además, la unión de la cafeína a los receptores de adenosina aumenta la liberación de neurotransmisores y las tasas de tiro muscular. La cafeína también estimula la secreción de adrenalina, altera la utilización del sustrato, aumenta la liberación de iones celulares, y disminuye la percepción del dolor, todo lo cuál puede mejorar el rendimiento del ejercicio.

 

Concentraciones elevadas de cafeína aparecen en el torrente sanguíneo tan rápidamente como 15 minutos después de la ingestión, pico después de unos 60 minutos, con una vida media de 3 a 4 horas. La cafeína se metaboliza principalmente en el hígado, casi exclusivamente por enzimas citocromo P450, en paraxantina, teofilina y teobromina [ 20 ]; estos a su vez pueden mediar algunos de los efectos de mejora de rendimiento de la cafeína. Existe la posibilidad de que el metabolismo de la cafeína también se produce dentro del SNC, aunque esto ha sido principalmente estudiado en modelos animales. También hay evidencia de la expresión y actividad del citocromo P450 dentro del SNC, lo que plantea la posibilidad de que el metabolismo localizado de la cafeína del SNC esté parcialmente mediado por estas enzimas. Sin embargo, en general, la farmacocinética del metabolismo de la cafeína dentro del SNC humano se entiende mal en la actualidad.

 

El uso de cafeína está muy extendido en el deporte, con una fuerte base de evidencia que demuestra su efecto ergogénico.

 

Sobre la base de la investigación existente, las pautas actuales recomiendan la ingestión de 3-9 mg / kg aproximadamente 60 minutos antes del ejercicio. Sin embargo, la magnitud de la mejora del rendimiento después de la ingestión de cafeína difiere sustancialmente entre los individuos, con el espectro de respuestas que van desde muy ergogénico a ergolítico.

 

Estas extensas distinciones de respuesta interindividual están mediadas por la variación en el genotipo individual, los factores ambientales y el legado de experiencias previas mediadas parcialmente a través de mecanismos epigenéticos. Aquí, se revisa brevemente los factores de esta variación interindividual en la respuesta de la cafeína, centrándose en el impacto de los polimorfismos comunes dentro de dos genes, CYP1A2 y ADORA2A.

 

La evidencia contemporánea sugiere que las pautas estandarizadas actuales son óptimas sólo para un subconjunto de la población de atletas. Una comprensión más clara de los factores que sustentan la variación interindividual facilita potencialmente una personalización más detallada y específica del contexto de las pautas de ingestión de cafeína, específicas para la biología, la historia y la situación competitiva de un individuo. Finalmente, identificamos los déficit de conocimiento actuales en esta área, junto con las futuras preguntas de investigación asociadas.

 

Conclusiones de este estudio.

 

Estudios académicos han demostrado repetidamente un efecto de aumento de rendimiento con la ingestión de cafeína. Sin embargo, al mismo tiempo, esta respuesta ergogénica se muestra considerable inter-individual de variación. Esta variación se produce a través de numerosos factores, muchos de los cuales están influenciados por predisposiciones genéticas. Aunque estas respuestas individuales son indudablemente complejas y sujetas a diversos factores modificadores, la posibilidad sigue siendo que los profesionales puedan recoger suficientes ideas parciales para personalizar la ingesta de cafeína. Polimorfismos en genes que afectan la velocidad de metabolización de la cafeína ( CYP1A2 ) y la excitabilidad del sistema nervioso ( ADORA2A )parecen tener un efecto directamente modificador sobre los efectos ergogénicos de la cafeína.

 

Dado el número de mecanismos a través de los cuales la cafeína parece ejercer su acción, se podría especular que una variedad de otros polimorfismos también tendrá un papel contribuyente. Los recientes avances en la tecnología de perfil genético y un acceso más amplio a esta tecnología, así como la asequibilidad de la misma, plantean la posibilidad de que pronto las poblaciones deportivas puedan disponer fácilmente de tales conocimientos. Esta información podría ser emparejada con el conocimiento de la variación individual en otros factores, tales como el ritmo circadiano, el consumo habitual de cafeína [ 58 ,59 ,60 ], la ingesta de medicamentos, y la expectativa, todos los cuales también afectan la magnitud del aumento de rendimiento visto después de la ingestión de cafeína.

 

La Figura  1 resume los factores genéticos y no genéticos que influyen en las decisiones de ingestión de cafeína. Trabajando desde arriba, se aplican las directrices actuales de mejores prácticas a diferentes genotipos de genes identificados para afectar la respuesta a la cafeína. Basándose en las pruebas actuales, se elaboran guías basadas en genotipos. Por último, estas directrices genotípicas deben ser interpretadas en el contexto de factores no genéticos, como el uso habitual, para crear pautas individualizadas de cafeína. Como los poliformismos CYP1A2 y ADORA2A aún no han sido estudiados juntos, el potencial de interacción de los efectos de estos polimorfismos son actualmente desconocidos. Por último, las propias recomendaciones son algo especulativas y se necesitan más investigaciones para elucidar las mejores prácticas en este ámbito.

 

[Img #12980]


 


Estas pautas individualizadas de la cafeína también podrían variar dependiendo de la oportunidad y la importancia de la competencia. Dado que la variación genética puede modificar los trastornos del sueño después de la ingestión de cafeína, los individuos más propensos a sufrir estos trastornos podrían consumir menos cafeína para una competencia por la noche de una competencia por la mañana. Esto sería especialmente importante si había una serie de competiciones en estrecha proximidad, por lo que una reducción de la recuperación después de la dosis inicial de cafeína puede afectar el rendimiento del ejercicio posterior. La variación genética también puede afectar los sentimientos de ansiedad después de la ingestión de cafeína. Esto crea la posibilidad de que ciertos genotipos consuman menos cafeína para competiciones donde la ansiedad es más alta, como los Juegos Olímpicos o la final de la Copa Mundial, y más para competiciones donde la ansiedad será menor, como un partido de liga.

 

Esto genera una situación interesante; mientras que la cafeína es ergogénica, las actuales pautas generales de 3-9 mg / kg, 60 min antes son ​​claramente no óptimas para todos. Lo que no está claro, sin embargo, es lo que deberían ser estas directrices. Ser capaz de desarrollar directrices más precisas e individualizadas sería beneficioso, especialmente teniendo en cuenta el uso frecuente de cafeína en los deportes de élite. Para mejorar el asesoramiento dado a los atletas con respecto al uso de cafeína, una serie de diferentes preguntas tendrá que ser contestadas:

 

1. ¿ Se puede replicar la investigación existente sobre CYP1A2 y ADORA2A , y identificar otros genes que modifican la ergogenicidad de la cafeína?

2. ¿Existen diferentes dosis óptimas y estrategias de sincronización para diferentes genotipos?

3. ¿La habituación a la cafeína ocurre de manera diferente en los genotipos?

4. ¿El sexo del individuo altera aún más el aspecto modificante del genotipo sobre la ergogenicidad de la cafeína?

 

Al responder a estas preguntas y la creación de pautas personalizadas de cafeína, los atletas serán capaces de maximizar plenamente los efectos de mejora de rendimiento de la cafeína de una manera que se corresponde con su biología única. Además, la conciencia de los entrenadores y atletas de que existe una variación importante en la respuesta a la ingestión de cafeína puede alentarlos a ser más experimentales y flexibles en la evolución de sus estrategias de cafeína.

 

 

Fuente: atopedegym.com

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress