Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 10 de octubre de 2017 | Leída 574 veces
EDUCACIÓN

Ni pipas al suelo ni niños en el césped

Guardar en Mis Noticias.

El nuevo reglamento de las instalaciones deportivas de Cambados provoca quejas.

El Concello de Cambados empezó a aplicar este verano un reglamento de funcionamiento de las instalaciones deportivas que está suscitando quejas. «As protestas son dos pais, os clubs están satisfeitos», matiza el concejal de Deportes, Víctor Caamaño. En todo caso, hace unos días se convocó a los representantes de los clubes a una reunión con el fin de analizar como está resultando el nuevo reglamento y plantear las propuestas a que hubiera lugar.

 

El edil, desde luego, está muy contento con que por fin haya unos criterios definidos en negro sobre blanco a la hora de organizar el funcionamiento de los pabellones y de las canchas deportivas en materia de horarios, normas de uso, régimen sancionador y otras cuestiones.

 

Una de las normas que está resultando más controvertida es la que prohíbe que los niños salten al terreno de juego en los descansos de los partidos de fútbol. Hasta ahora, era una práctica frecuente en O Pombal, pero, con el nuevo reglamento en la mano, ya no es posible, lo que ha generado malestar entre algunos padres. Víctor Caamaño considera que estas prácticas no son de recibo porque equiparan las instalaciones deportivas a un parque infantil, «e non son para iso».

 

[Img #12969]


 

Caamaño ya está buscando una alternativa, como la creación de un parque en unos terrenos situados al lado de la piscina municipal, pero no es una solución a corto plazo. Entre tanto, los padres tendrán que cuidarse de no dejar a los pequeños corretear por el césped artificial entre el primer y el segundo tiempo, como tendrán también que dejar de tirar las cáscaras de las pipas y demás frutos secos al suelo.

 

Con el nuevo reglamento, estos comportamientos quedaban prohibidos, pero el gobierno local accedió a relajar la normativa a petición de los clubes que pidieron que se siguiese permitiendo consumir este tipo de productos en las gradas en favor de la recaudación de la cantina. La petición se aceptó vía enmienda pero, eso sí, sigue prohibiéndose tirar cascaras al suelo y, en caso de aparezcan en las gradas o en la hierba artificial, la responsabilidad recaerá en los propios clubes. Otro cambio que se ha introducido en el reglamento aprobado en pleno es que ya no se prohíbe estar dentro del pabellón o en la grada del campo de fútbol durante los entrenamientos. El concejal quería erradicar esta costumbre en aras de dar más autonomía a los entrenadores pero, como son muchos los padres que esperan allí a sus hijos para recogerlos al terminar la actividad deportiva, se optó por mantener las cosas como estaban.

 

También ha habido quejas por que ya no se puede ir a jugar al fútbol y a correr al tartán de las pistas de atletismo sin calzado y vestuario adecuados, ni entrar a cualquier hora y sin autorización previa. Hasta este verano, el Concello entregaba las respectivas llaves a los clubes y eran ellos los que asumían el control de las canchas y de los vestuarios. Ya no es así. Según Víctor Caamaño, este sistema daba lugar a un descontrol que redundaba en el deterioro de los equipamientos y en gastos innecesarios. «Moitas veces quedaban as luces acesas e había que cambiar cada temporada as redes das porterías porque acababan rotas».

 

Personal específico

 

Desde este verano, la gestión de las instalaciones queda en manos de dos trabajadores municipales que se encargan específicamente de esta tarea y que tienen sus oficinas en O Pombal. Desde allí se coordinan para atender los demás pabellones del pueblo que también usan los clubes, caso de los del Antonio Magariños, San Tomé, Asorey y Cabanillas. Ahora también hay personal de limpieza para las instalaciones deportivas que antes no había.

 

El modelo de la concejalía de Deportes pasa por centralizar toda la gestión en O Pombal, por ser donde se concentra el mayor número de servicios. Allí están el pabellón, la piscina, el gimnasio, las pistas de tenis, la pista de atletismo y dos campos de fútbol por los que pasan a diario cientos de personas. Estos, junto con los pabellones de los colegios -que aunque no son municipales sí están sujetos a convenios de colaboración con el Concello- dan cabida a un buen número de equipos federados: fútbol (Juventud, Beiramar y veteranos), baloncesto, atletismo, tenis, fútbol gaélico, traineras, piragüismo y gimnasia rítmica.

 

 

Fuente: El Faro de Vigo

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress