Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 20 de septiembre de 2017 | Leída 67 veces
REGLAMENTO

Un Fuera de Juego en el Fútbol no Puede Ser Detectado en Cero Milisegundos

Guardar en Mis Noticias.

El ojo humano y los medios tecnológicos nunca podrán detectar un fuera de juego en tiempo real. La Regla del Fuera de Juego en el fútbol exige que el Fuera de Juego sea detectado en tiempo real y eso es imposible.

Algo tan simple y, aparentemente tan banal, se ha convertido en el “error humano más grande en la historia de la humanidad”.

 

¿Y esto por qué sucede?

 

Porque todo el mundo cree que puede ver un fuera de juego y están acostumbrados a JUZGAR un fuera de juego, sobre todo los árbitros. Y quien se oponga a este dogma puede ser tachado de todo, como he sido yo, he incluso ser objeto de sonrisas sospechosas.

 

Por suerte o por desgracia, ahora sabemos “y todo el mundo lo acepta” que la tierra no es el centro del universo y que gira alrededor del sol. Sin embargo, en otras épocas, eso no fue así y los científicos audaces de postular esas teorías casi fueron quemados en la hoguera.

 

También sabemos que aquellas enfermedades que diezmaban a la humanidad en la antigüedad, no están causadas por los “malos humores” sino que son enfermedades infecciosas causadas por bacterias, virus y otros gérmenes patógenos.

 

En el fútbol, la regla del Fuera de Juego se introdujo en el año 1866 (siglo XIX) y la última [Img #12760]modificación sustancial se produjo en 1925. Durante ese periodo, en 1925, no se conocía casi nada del funcionamiento del ojo humano (la fisiología ocular) y cómo está integrado el funcionamiento del ojo con el cerebro humano. Aún hoy en día, muchas de esas interrelaciones de la fisiología óculo-neuronal se desconocen y es un campo apasionante de investigación.

 

La Regla del Fuera de Juego tiene un PUNTO CLAVE: debe ser aplicada justo en el momento del pase del balón y eso exige ser aplicada en tiempo real, en cero milisegundos.

 

Es tan obvio que si para localizar en el terreno de juego a todos los jugadores que participan en una jugada de Fuera de Juego, el ojo y el cerebro humano necesitan tiempo “NUNCA SE PODRÁ DETECTAR EL FUERA DE JUEGO EN TIEMPO REAL” porque esos jugadores se habrán movido en el terreno de juego y cuando sean localizados por el ojo humano y el cerebro interprete si están o no en fuera de juego, esos jugadores ya no estarán en la posición original que ocupaban cuando se produjo el pase.

 

Pues bien, algo tan sencillo de entender e interpretar es un DOGMA y aquí todo el mundo ve Fueras de Juego y tú también, cuando en realidad es una ilusión y tú ni nadie puede ver un fuera de juego en tiempo real.

 

Yo no llegué a esta conclusión al azar, sino que fue un proceso de investigación científica que comenzó en 1991 y terminó en 2009.

 

Si has leído ya mi artículo ¿Puede el Ojo Humano Detectar una Posición de Fuera de Juego Durante un Partido de Fútbol? sabrás que ese artículo fue publicado en 2004 en la Revista Científica British Medical Journal y que fue mi segundo artículo en el proceso de esta investigación.

 

El primer artículo “¿Está capacitado el ojo humano para ver un Fuera de Juego?” lo publiqué en la revista FUTBOL, que es la revista de la Real Federación Española de Fútbol, en su número 4, correspondiente a Diciembre 1996-Enero 1997.

 

El artículo científico que publico hoy aquí “Un Fuera de Juego en el Fútbol no Puede Ser Detectado en Cero Milisegundos” fue publicado en la edición electrónica de la Revista Científica Nature Precedings el 9 de octubre de 2009 y con él finalicé mi investigación sobre la Regla del Fuera de Juego.

 

¿Por qué 3 artículos científicos y separados varios años entre ellos?

 

Porque durante un proceso de investigación vas haciendo pequeños descubrimientos poco a poco. Así, el primer artículo era un artículo fundamentalmente de Fisiología ocular, cómo funcionaba el ojo humano relacionado con la Regla del Fuera de Juego.

 

El segundo artículo fue un paso más allá y está presente la relación que existe entre la fisiología ocular más la fisiología neuronal aplicada a la Regla del Fuera de Juego, cómo es el funcionamiento del ojo humano y el cerebro humano aplicado a la Regla del Fuera de Juego.

 

Y el tercer artículo, el que aparece aquí, trata de aplicar un Principio Físico a la Regla del Fuera de Juego, aplicar la Física al Fuera de Juego. Ese principio Físico es el TIEMPO. Porque si para aplicar el fuera de juego se necesita TIEMPO es obvio que nadie puede ver ni detectar un Fuera de Juego en Tiempo real, ni los medios tecnológicos, porque la Regla del Fuera de Juego exige ser aplicada en Tiempo Real.

 

Los árbitros deberían ser los primeros interesados en subsanar este error porque ellos están OBLIGADOS a JUZGAR esta Regla cuando no están capacitados fisiológicamente para ello pero, ellos por ahora, igual que tú, también “ven el fuera de juego” entre comillas.

 

[Img #12762]Que el Fuera de Juego en el futuro va a ser modificado sustancialmente o eliminado: NO ME CABE LA MENOR DUDA. Solo me gustaría vivir para verlo y que esto no suceda dentro de 50 o 100 años y que entonces todo el mundo se acuerde de mi. No quiero ser otro investigador al que le reconocen sus teorías y descubrimientos cuando ya ha muerto.

 

 ¿Y la FIFA? ¿Sabe algo de toda esta investigación?

 

Por supuesto. Tiene toda mi investigación, pero de momento como dicen los franceses “rien de rien” o dicho en roman paladino, “nada de nada”. Así que, toca esperar a que algo gordo pase, como que una gran final sea ganada por culpa de un gol en fuera de juego y, entonces, tocarán las campanas, todo el mundo se rasgará las vestiduras y comenzarán las protestas y todo lo que tenga que venir.

 

RESUMEN

 

Los errores al juzgar un fuera de juego en el fútbol son muy frecuentes. En los últimos años, varios artículos científicos han intentado explicar el motivo de los errores humanos. Cuando un árbitro o un árbitro asistente juzga mal un fuera de juego siempre se achaca a un error humano. Error humano es realizar mal una acción para la cual se está capacitado fisiológicamente. La hipótesis a estudiar es si podemos atribuir los errores al juzgar un fuera de juego a errores humanos o a que la fisiología humana y los medios tecnológicos están incapacitados para detectar una posición de fuera de juego. La regla del fuera de juego exige ser aplicada en tiempo real, en cero milisegundos, justo en el momento del pase del balón, nunca 1 milisegundo ni 1 millonésima de segundo después. Aquí muestro que el ser humano y los medios tecnológicos están incapacitados fisiológica y técnicamente para detectar un fuera de juego en tiempo real, en cero milisegundos. Los resultados de este trabajo muestran que cuando se produce el pase del balón, el ojo y el cerebro humano y los medios tecnológicos necesitan tiempo para localizar a los cuatro jugadores (como mínimo) que intervienen en una jugada de fuera de juego. Cuando esos jugadores son localizados ha pasado tiempo y nunca están en la posición original, cuando se realizó el pase del balón. Los jugadores de fútbol tienen velocidad y aceleración para cambiar su posición geográfica en el terreno de juego cuando se realiza el pase del balón. Por ello, no podemos atribuir al error humano cuando se juzga mal un fuera de juego. El ser humano y los medios tecnológicos nunca podrán detectar un fuera de juego en tiempo real. La IFAB debe abolir la regla del fuera de juego.

 

La regla del fuera de juego en el fútbol es una de las más polémicas durante un partido. Los errores al juzgar mal un fuera de juego son muy frecuentes y siempre se atribuyen al error humano. En los últimos años varios artículos científicos han contribuido de manera muy importante a comprender por qué se producen esos errores. El error humano se ha atribuido al error óptico basado en un ángulo de visión incorrecto, al efecto flash-lag y a los movimientos oculares. Error humano es aquella acción que realiza equivocadamente un ser humano, pero que está capacitado fisiológicamente para realizarla bien. El problema radica en descubrir si se trata de un error humano o no.

 

Sin embargo, la resolución de este problema es muy simple. Lo más acertado es plantear la hipótesis de si el problema tiene un origen fisiológico en el ojo y el cerebro humano o se trata de un simple problema de física. No hay que olvidar que el resultado de los partidos de fútbol puede variar por juzgar mal un fuera de juego. Y esto último tiene una repercusión económica valorada en cientos de millones de euros: quinielas, publicidad, valoración económica de los jugadores y de los equipos de fútbol, etc.

 

El punto de partida más importante es comprender con exactitud qué exige la regla del fuera de juego. Esta regla requiere la aplicación del fuera de juego exactamente cuando se produce el pase del balón, en cero milisegundos. Nunca 1 milésima de segundo después ni 1 millonésima de segundo después. Esta regla exige conocer la posición geográfica exacta que ocupan los jugadores que pueden intervenir en una posición de fuera de juego justo en el momento del pase del balón. Además, hay que decidir si el jugador al que va dirigido el pase del balón participa de forma activa en la jugada. Los elementos en una posición de fuera de juego son el balón (origen de la línea geográfica horizontal que delimita el fuera de juego ya que detrás de esta línea nunca hay fuera de juego) y un mínimo de 4 jugadores (2 jugadores del equipo atacante y los 2 últimos jugadores del equipo que defiende), aunque en la mayoría de las jugadas intervienen más jugadores. Si el ojo y el cerebro humano y los medios tecnológicos no pueden detectar una posición de fuera de juego en cero milisegundos es obvio deducir que están incapacitados fisiológica y técnicamente para poder detectar un fuera de juego en tiempo real porque los jugadores tienen velocidad y aceleración para cambiar de posición geográfica en el campo de fútbol y no ser detectados exactamente cuando se produce el pase del balón.

 

Cuando se realiza el pase del balón, la respuesta fisiológica del cuerpo humano es la siguiente:

 

Los movimientos de fijación ocular (movimientos microsacádicos, trémor y drift) detectan la percepción visual del momento exacto del pase del balón y ésta es la señal que desencadena todo el proceso oculoneuronal para detectar si hay algún jugador en fuera de juego (pero los movimientos de fijación ocular necesitan tiempo para realizarse). Esta señal es transmitida al cerebro a través del nervio óptico (también necesita tiempo). El cerebro recibe esa información, la almacena, la procesa y emite una respuesta para preparar al sistema oculomotor a realizar los movimientos oculares pertinentes para detectar a todos los jugadores que participen en la jugada de fuera de juego (este proceso necesita tiempo). La respuesta del cerebro vuelve al ojo a través de los nervios oculomotores (necesita tiempo). Se realizan varios movimientos sacádicos y movimientos de fijación ocular para localizar la posición geográfica exacta de todos los jugadores que pudieran intervenir en la jugada de fuera de juego (éste es el proceso que más tiempo consume). Esta información del campo visual es remitida de nuevo al cerebro a través del nervio óptico (necesita tiempo). Con esa información el cerebro decide si hay un jugador o no en fuera de juego (necesita tiempo) y emite una señal motora (Árbitro asistente: levantar la bandera; Árbitro: soplar el silbato) en el caso afirmativo de existir un fuera de juego (este proceso también precisa tiempo).

 

[Img #12759]


 

Estos movimientos oculares son extremadamente breves, así como el procesamiento de la información por parte del cerebro. La duración de la fijación ocular es de 30 a 40 milisegundos. La latencia sacádica precisa de 80 a 135 milisegundos y la duración del movimiento sacádico de 30 a 100 milisegundos.

 

Algunos árbitros asistentes utilizan una técnica que les permita ahorrar tiempo. Intentan tener en su campo visual a los jugadores que pudieran intervenir en la jugada de fuera de juego y sólo están pendientes del sonido del balón cuando se realiza el pase del balón. Pero la transmisión de la señal sonora también necesita tiempo.

 

Cuando se produce el pase del balón, los estudios anteriores han mostrado que los errores más frecuentes se producen cuando los jugadores (atacante y defensor) corren en direcciones opuestas, el defensa corre hacia el centro del campo y el atacante hacia el campo contrario. Esto es así porque los jugadores de fútbol tienen velocidad y aceleración para cambiar sus posiciones relativas en el campo de fútbol. El tiempo que tarda el ojo y el cerebro humano es aprovechado por los jugadores para intercambiar sus posiciones relativas en el campo de fútbol y no ser detectados en la posición geográfica exacta que ocupaban cuando se produjo el pase del balón.

 

Un proceso similar ocurre con los medios tecnológicos. En el momento justo del pase del balón cualquier medio tecnológico tiene que emitir una señal (láser, eléctrica, electrónica o radiofrecuencia) que debe ser dirigida a la CPU de un ordenador (Unidad central de procesamiento – Central Processing Unit), pero este proceso aunque sea una millonésima de segundo precisa tiempo. Para economizar tiempo, otros dispositivos podrían estar enviando al mismo tiempo una señal a la CPU de la localización geográfica exacta de los diferentes jugadores que pudieran intervenir en la posición de fuera de juego. Los medios tecnológicos podrían simultanear esta señal, sin embargo el ser humano no está capacitado fisiológicamente para realizar esa función. La CPU recibe esa información, la almacena, la procesa, la interpreta y emite una señal que puede ser acústica o visual en el caso de existir fuera de juego (pero este proceso también necesita tiempo).

 

El ojo y el cerebro humano y los medios tecnológicos no pueden detectar una posición de fuera de juego en cero milisegundos, en tiempo real. La clave del fuera de juego es un problema físico: el TIEMPO.

 

Estamos ante el error más multitudinario de la historia de la humanidad. Desde el siglo XIX (la regla del fuera de juego fue introducida en 1866) miles de millones de personas han creído ver y todavía hoy creen que pueden ver y juzgar un fuera de juego en tiempo real, en cero milisegundos. La IFAB tiene un grave problema, la IFAB debe eliminar la regla del fuera de juego.

 

 

 

Fuente: Francisco Belda Maruenda

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress