Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 31 de julio de 2017 | Leída 325 veces
MOTIVACIÓN

Bonito gesto: dona el hígado a su sobrino y se retira del fútbol

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Formación Fútbol Base Motivación

Su nombre es Alejandro Bénitez, y ha jugado toda la vida en divisiones humildes del fútbol argentino, pero dejará el fútbol para salvar la vida de su sobrino.

Alejandro Benítez, hasta hace unas semanas jugador del Central Larroque de la Federal C, es noticia en todo el país, y no por su calidad deportiva, si no por su calidad humana. Milo, su sobrino de nueve meses, es el otro protagonista de esta historia. El bebé nació con problemas físicos: una obstrucción biliar ponía en riesgo su vida. Los primeros tratamientos no dieron solución, y la situación era cada día más crítica.
 

Los médicos llegaron a la conclusión que la única posibilidad para Milo era un trasplante de hígado. El problema es que ninguno de los dos padres podía donar: el del padre era incompatible y la madre había sido operada del corazón recientemente. En ese momento apareció Alejandro, que se prestó voluntario para donar el suyo, a pesar de que eso suponiese su retirada del fútbol a los 30 años. “Cuando me lo dijeron ni lo dudé. Tenía claro que debía abandonar el fútbol. Pero no me importó. Es más, jamás me voy a arrepentir de lo que hice”, aseguró para “La Nación”.
[Img #12161] 

La operación duro 7 horas para Alejandro y 12 para Milo. Surgieron algunos inconvenientes que estuvieron a punto de frenarlo todo. Fueron los momentos más duros. “Cuando entré al quirófano surgieron un par de inconvenientes. Los médicos hasta pensaron suspender todo. Gracias a Dios no lo hicieron. Eso sí, en lugar de las tres horas que iba a durar la operación, fueron como siete. Más duro fue lo de Milo, que estuvo 12 horas. Pero por suerte ya está mejor que yo. Eso me pone feliz”, comenta.
 

A pesar de todo, él bebe ya se encuentra en buen estado y fuera de peligro. Alejandro Benítez, el héroe de esta historia, bromeaba al respecto: “Entró muy mal al hospital, estaba desnutrido, de color verde… Pero ya está recuperando. Creo que si sigue así, va a terminar jugando él en Central Larroque”.

 

 

Fuente: as.com

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress