Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 25 de julio de 2017 | Leída 35 veces
CURIOSIDADES

¿Por qué nos obsesionamos tanto con las nuevas camisetas de fútbol?

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Curiosidades Formación Fútbol Base

Cuando se trata de camisetas de fútbol, se puede decir que se ha experimentado mucho desde la década de los 90. Unos años donde hubo regalos de la magnitud de los cautivadores cuellos en "v" del segundo uniforme del Arsenal en 1991-93, las hojas de arce azul hielo del segundo uniforme del Manchester United en 1990-92 y la locura rectangular del mejor uniforme de todos los tiempos para un guardameta de la selección inglesa.

[Img #12107] 

Hoy en día se experimenta muy poco, ya que los fabricantes no quieren arriesgar lo que se ha convertido en una industria gigantesca. Puesto que los mercados de uniformes y camisetas se han expandido inimaginablemente desde los 90, los diseños excéntricos se han ido descartando para ir a lo seguro. Al unir el "miedo" de los fabricantes a la controversia y críticas de los consumidores, nos ha dado la aparición de un modelo estándar.

 

La conducción conservadora que han tomado los fabricantes podría estar motivada por las redes sociales; las filtraciones de los uniformes son recibidas con elogios inmediatos o censura, lo cual decide si las camisetas salen o no a la venta. De alguna forma, Twitter y Facebook sirven para investigar el mercado, pero también contribuyen a una cultura donde la inmediatez lo es todo.
 

¿Qué se hubiera dicho en Twitter sobre esta camiseta?

 

Es difícil imaginar que una equipación amarilla o negra con cuello en "v" pudiese atravesar el filtro de las redes sociales hoy en día, aunque también es cierto que aquel uniforme del Arsenal es considerado uno de los más peculiares del club y sigue siendo bastante popular. Me imagino que si el desmadre en Twitter que pudiera ocasionar hoy en Twitter, incluso podría llegar a suspender su venta.

 

[Img #12108]Considerando las cifras que se manejan en la industria de las camisetas de fútbol, tal vez tiene sentido que los fabricantes estén apostando por diseños menos populares a largo plazo, pero sin ningún tipo de oposición en el momento de su lanzamiento.

Tal y como recoge el Manchester Evening News, el Manchester United quedó en primer lugar en ventas de camisetas en 2016. Dado que la versión más barata del primer uniforme de la temporada pasada costaba 60 libras (casi 70 €), esta cantidad multiplicada por millones de ventas nos da una cifra estremecedora. Ni el club, ni los fabricantes arriesgarán sus ganancias por un simple capricho estético.

 

El resultado es que los uniformes son cada vez más homogéneos. Nike ha recibido críticas por su falta de creatividad en el uso de sus plantillas de diseño. Los uniformes de las selecciones que patrocina son casi iguales excepto los patrones de color y los escudos.

 

Los uniformes se han visto devaluados por su omnipresencia, y ahora son meros malabares publicitarios y de relaciones públicas. ¿Entonces por qué la gente se sigue emocionando?

 

A pesar de las quejas sobre los diseños genéricos y los altos precios, el circo que rodea la llegada de nuevos uniformes sigue prosperando sin retroceso alguno. La mayoría de los medios abren blogs y dedican artículos para las "confirmaciones de uniformes", a pesar de que existe un gran intercambio de playeras filtradas mucho antes del arranque del mercado de transferencias.

[Img #12109]  

Los nuevos uniformes suelen estar vinculados con noticias de transferencias de jugadores, lo cual es, tal vez, la llave para mantener el suspenso en las filtraciones o presentaciones oficiales de las equipaciones.

 

Algunos intentan encontrar pistas de posibles traspasos escondidos en las sesiones fotográficas, ya que se dice que un jugador no puede cambiar de club después de aparecer en cualquier tipo de material promocional del nuevo uniforme.

 

No hay mucho respaldo en esta premisa, dado que las presentaciones de los uniformes suelen realizarse mucho antes de la conclusión del mercado de fichajes. Extrañaría mucho un equipo rechaza una oferta millonaria por el simple hecho de que su jugador aparece en un spot publicitario.

 

Al igual que la mayoría de los rumores de trasferencias, los nuevos uniformes satisfacen el hambre de fútbol en los meses de verano. Una de las muchas razones por las que el mercado de verano atrae mucho más interés que en enero se debe a que existen menos distracciones: el constante bombardeo de rumores sustituye a los días de partido.

 

Existe un elemento que hace de los nuevos uniformes un gusto algo masoquista, una adicción que nos deja muy poco, pero que de todos modos sirve de escaparate

 

Mientras que las primeras semanas cumplen el papel de erradicar el dramatismo en el final de temporada, los verdaderos adictos al fútbol comienzan a sufrir su ausencia poco tiempo después. Incluso se desesperan cuando hay un torneo internacional para poder entretenerse.

 

Existe un elemento que hace de los nuevos uniformes un gusto algo masoquista, una adicción que nos deja muy poco, pero que de todos modos sirve de escaparate. Podrán decepcionarnos más que de costumbre, pero el deseo de ver imágenes de uniformes filtrados [Img #12110]y deleitarnos con los imperceptibles cambios permanece.

Seguramente los años gloriosos de los 90 hayan terminado hace mucho, pero aún mantenemos la esperanza de ver grandes cambios en los uniformes de nuestros equipos temporada tras temporada. Esto habla de la facilidad con la que nosotros, los fanáticos al fútbol, podemos ser engañados por las corporaciones y fabricantes; saben jugar con nuestra lealtad y, sobre todo, explotarla.

 

Fuente: sports.vice.com

 

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress