Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 31 de enero de 2017 | Leída 5287 veces
FORMACIÓN

Las excusas para no entrenar

Guardar en Mis Noticias.

La capacidad de imaginación de los jugadores es infinita y en ocasiones se inventarán cualquier pretexto que se les ocurra, con tal de no ir a entrenar.

- "Tío, no me apetece ir a entrenar, ¿Qué te parece si hoy no vamos?".

- "Se va a mosquear el entrenador, hay partido la próxima semana"..

- "No te preocupes, por un día no va a pasar nada".

- "Le decimos que hay examen mañana, que tenemos que estudiar  y que nuestros padres no quieren que vayamos a entrenar".
 

¿Os suenan las disculpas?


¿A qué entrenador de fútbol no le ha pasado?, una repentina fiebre que le impide entrenar, un examen que le comunican a última hora para el día siguiente, un castigo de sus padres por no estudiar, una fiesta de cumpleaños de su mejor amigo que no se puedes perder, son argumentos utilizados en ocasiones para faltar a entrenar.

 

Por lo general suelen tratarse de excusas sin fundamento, utilizadas frecuentemente, aunque otras son realmente ingeniosas.
 

Os dejo aquí alguna de las mas comunes:

 

  • Justificación ante los padres para no ir a entrenar.
     
  • El entrenador me tiene manía y no me hace caso.
     
  • Me pone de central y soy lateral.
     
  • He comido demasiado y no he hecho la digestión.
     
  • Hoy hace mucho frio.
     
  • El entrenador me riñe.
     
  • Necesito un entrenador que me comprenda.
     
  • Problemas con los compañeros.
     
  • La rodilla me duele y prefiero no forzar.
     
  • Me aburro.
     
  • Somos muchos para entrenar en medio campo y me agobia entrenar en esas condiciones.
     
  • Hoy era sesión voluntaria.[Img #8754]
  • Entrenamos muy tarde.
     
  • Hace mucho calor.
     
  • ....y la mas cruel de todas "se ha muerto mi abuela", ¿quién no ha tenido un jugador que se la muerto al menos 7 veces?
     

Justificación ante el entrenador para no asistir a la sesión

 

  • Estoy enfermo y tengo fiebre.
     
  • Se me olvidaron las botas.
     
  • Me voy dentro de 3 días de viaje de fin de curso.
     
  • Mi perro está enfermo.
     
  • Tengo desfile de carnaval.
     
  • Me duele el tobillo.
     
  • No tengo tiempo.
     
  • Mi padre me ha castigado.
     
  • Juega mi equipo favorito.
     
  • Tengo examen y necesito estudiar.
     
  • Tengo que ir a la peluquería.
     
  • Es la final de la Champions y juega mi equipo.
     
  • No tengo fuerzas y no mejoro, necesito pensar.
     
  • Me acosté tarde y tengo que dormir.
     
  • Tengo un cumpleaños.
     
  • Vivo lejos y no tengo quien me lleve a entrenar.
     
  • Tengo clase, de pintura, francés y conservatorio y no me queda tiempo.
     
  • Se me hizo muy tarde, mañana sin falta voy.
     
  • Tengo que ir a comer, con hambre no rindo.
     
  • Tengo una cita con una chica.
     
  • Mis padres dicen que el fútbol no me va a dar de comer.
     
  • He sacado malas notas y estoy castigado por suspender.
     
  • Me han puesto muchos deberes.
     
  • No soy buen jugador.
     
  • Mi padre dice que ya entreno demasiado.

 

¿Cuál fue la mejor disculpa que has escuchado?


Reaccionar con tranquilidad y firmeza cuando esto suceda, entender que se trata de jugadores jóvenes y en formación, que sus prioridades en determinados momentos no tienen por qué coincidir con las nuestras y que esa actitud negativa puede dar un giro radical en  cualquier instante, será de tal importancia para nuestros objetivos.

 

Mientras tanto debemos buscar fórmulas apropiadas y eficaces para combatir y mejorar la predisposición y la actitud del jugador.

 

Los siguientes recursos están a nuestro alcance y aunque no son la panacea, pueden ayudarnos en nuestros propósitos.

 

  1. Variedad en los entrenamientos.
  2. Planteamiento de objetivos razonables y realistas.
  3. Prácticas cortas y divertidas, especialmente por tratarse de jugadores jóvenes.
  4. Premiar el esfuerzo y los buenos resultados.
  5. Relación más estrecha jugador/entrenador.
  6. Explicar el motivo de los entrenamientos.
  7. Preocuparse por su bienestar.
  8. Animar.
  9. Planificación de objetivos, consensuados.
  10. Mostrar interés por el deportista.
  11. Educar en compromiso.
  12. Educar en valores al deportista.
  13. Establecer objetivos reales, lógicos y alcanzables.
  14. Ser positivo y flexible.
  15. Transmitir ilusión.
  16. Mostrar preocupación por los resultados escolares.
    [Img #8755]

 

El fútbol y el deporte en general es una actividad que requiere mucho sacrificio y una gran fortaleza mental, pero que nos reporta innumerables beneficios, que compensan con creces el esfuerzo exigido.

 

Es necesario buscar continuamente motivaciones que le permitan al jugador obtener el estímulo necesario para impulsar sus acciones. No importa si el jugador en cuestión juega por complacer a sus padres, si lo hace por superación personal, por divertimento o simplemente por mejorar su autoestima y confianza.

 

Lo importante es ayudarle a encontrar un motivo estimulante, para ejercitarse, vencer la pereza y superar todos aquellos obstáculos mentales, que en determinadas circunstancias, le impidan completar el entrenamiento.
 

 

 

Fuente: anefescuelas.es

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress