Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 10 de enero de 2017 | Leída 76 veces
PSICOLOGÍA

Sin ilusión en el deporte, los sueños, ¿qué serían?

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Fútbol Base Psicología

La palabra ilusión viene del latín "illusio" y se define como concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos. Una ilusión es una distorsión de la percepción.

En el deporte de competición, de formación y en la vida cotidiana de cada uno de nosotros hablamos de lo importante que es tener ilusión, porque quien mantiene la ilusión, mantiene la esperanza. Todos sabemos lo complicado que es ganar, superarte, alcanzar tus metas, esas que definimos con tanta gana el primero de enero. Y las conseguimos porque nos motivan, porque cumplirlas es atractivo. Nos enriquecen, nos mejoran, nos ayudan a avanzar y a sentirnos poderosos.
 

Sin ilusión, por mucho que la ilusión distorsione la realidad, no seríamos capaces de casi [Img #8359]nada. Conseguir objetivos implica esfuerzo, renuncias, horas de entrenamiento, de formación, superar lesiones, enfermedades, separaciones, pérdidas de empleo. Si no hubiera ilusión, la tristeza y la apatía nos impedirían avanzar, buscar soluciones y sobreponernos.

 

Lo más importante de tus objetivos es que te agiten por dentro y que se te ilumine la mirada cuando fantasees con ellos. Pero una vez tenemos aquello que nos llena de energía, debemos elaborar un plan para materializarlo, desde sacar la mínima para clasificarte para un mundial a querer ganar la Champions. Fantasear con el objetivo nos hará sentir bien, podrá incluso emocionarnos, pero por sí mismo no hará que ocurra.
 

  1. Define tu objetivo en términos de rendimiento y no solo de resultado. Es cierto que no puedes quitarte de tu cabeza la idea del mundial o de la Champions, o encontrar trabajo. Pero sobre todo desarrolla el cómo, de qué manera intervendrás tú, desde lo que depende de ti y controlas, para acercarte a esa meta.
     
  2. Comparte tu plan con aquellos que puedan apoyarte, hacer mejor tu juego, animarte. El hecho de compartirlo te favorece en dos aspectos. Primero, los demás sabrán cómo ayudar si tú les dices cómo y también aumenta el compromiso que tienes con tu objetivo. Nos cuesta fallar a los demás.
     
  3. Todo lo controlable bajo control. Elabora de forma minuciosa tu calendario deportivo o tu plan para encontrar trabajo. Con quién cuentas, dónde, cómo, cuándo. Lleva una agenda, un mural, un collage. Vete recogiendo todo lo que te funciona, motive o tus soluciones a errores cometidos.
    [Img #8360]  
  4. Elimina las dificultades o anticípate a ellas. No podrás hacerlo con todas, de hecho, la incertidumbre, existe. Pero sí puedes anticipar posibles problemas y tener una solución preparada. Cuando un infortunio nos coge por sorpresa, nos deja a veces sin margen de maniobra. Y cuando esto ocurre, nos bloquea. Poder anticiparte elimina riesgos.
     
  5. Sé flexible. Puede que tengas que modificar tu plan o tu objetivo a lo largo de la temporada. No pasa nada. La flexibilidad nos permite mayor capacidad de reacción.

 

 

Fuente: Patricia Ramírez (marca.com)

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress