Queridos Reyes Magos:
 

Si fuerais tan amables de traernos…
 

  • Unos juegos reunidos, con el especial de “buen rollo entre nosotros”. Por encima de todo tenemos que ser amigos, llevarnos bien, apoyarnos en los malos momentos y celebrar juntos los triunfos. Un grupo unido es capaz de todo.
     
  • El Mr. Potato Líder. Es un potato entrenador, que tiene las ideas claras, que sepa sacar lo mejor de nosotros, que nos motive, que nos corrija de forma [Img #8323]constructiva, que no nos humille y nos castigue el error, que confíe en nosotros y ame y se apasione con el deporte. Que trate de hablar y no de imponer, que nos escuche porque tenemos mucho interés e ideas que aportar. Y que le importemos más los jugadores que los resultados.
     
  • Muchas chuches de confianza, por lo menos dos kilos. Necesitamos la confianza para dar lo mejor de nosotros. Sé que de vez en cuando hacemos más caso a nuestras debilidades que a nuestras fortalezas y eso nos aleja de sentirnos seguros y confiados.
     
  • Un kit de tolerancia a la frustración. Así podremos cometer errores y no sentirnos enfados por ello. Equivocarnos nos frustra pero reconozco que no nos aporta soluciones. Si fuéramos más generosos con nosotros mismos, podríamos pasar del error para concentrarnos rápido en la jugada siguiente. Tráigannos por favor un poco de “tenemos derecho a fallar y a no sentirme mal por ello”.
  • El juego de “respeto para todos los míos y para el rival”. Así podremos jugar en armonía, luchar por superarnos sin vapulear a nadie. Sería genial que ganar solo fuera mérito del esfuerzo en lugar de una caída simulada o de un engaño.
     
  • La videoconsola para jugar al compromiso. Sí Reyes Magos, ese juego en el que todos luchamos por lo mismo, nos esforzamos por igual para conseguir un mismo objetivo. Me han dicho que para ganar la partida necesitas ser generoso, cooperar y estar a las duras y las maduras.
     
  • El libro de la humildad. Debe ser un libro interesantísimo en el que grandes estrellas enseñan cómo seguir siendo prudentes y serviciales a pesar de sus éxitos, y cómo reparten las medallas con el equipo, reconocen sus errores y no se presumen de sus éxitos.
     
  • El móvil del entusiasmo. Es un teléfono de última generación. No solo puedes hacer llamadas, mandar mensajes y WhatsApp, consultar internet, sino que también puedes venirte arriba cuando te manda mensajes de ánimo. Seguro que atravesaremos muchos momentos difíciles y ahí es fácil venirse abajo. Así que unas buenas dosis de entusiasmo nos vendrán bien para seguir manteniendo el optimismo, las ganas de jugar y de pasárnoslo bien. Solo así seguiremos unidos y podremos seguir luchando por los objetivos.
     
  • Un juego de estrategia deportiva. Así podremos aprender a leer los partidos, tomar decisiones, ser atrevidos, atacar y defendernos. Cuanto más ensayamos la estrategia y más seguros estemos de ello, más autonomía tendremos en el juego. No dependeremos tanto de las órdenes del entrenador y sabremos resolver problemas solos.

    [Img #8324]
  • El juego comunícate. Uno que consiste en poder comunicarnos con franqueza, con claridad, sin tener que adivinar lo que el otro necesita. Me han dicho que es un juego que facilita las relaciones personales, y que permite que seamos nosotros mismos, ayuda a vencer la timidez, nos enseña mensajes de ánimo para apoyarnos y alternativas para eliminar las discusiones y así poder hablar de forma relajada.
     

Espero que no sea mucho y nos lo podáis traer todo. Así podremos competir y sentirnos orgullosos de nosotros toda la temporada. Muchas gracias Reyes Magos, sois geniales.
 

 

Fuente: sportlife.es