Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 28 de diciembre de 2016 | Leída 248 veces
PSICOLOGÍA

Niños mentirosos. Cuando la mentira se convierte en un hábito

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Formación Fútbol Base Psicología

Aunque cueste aceptar esa realidad, lo cierto es que muchos niños mienten. Estadísticamente alrededor de un 15% de los niños mienten periódicamente. Y en ciertas oportunidades las mentiras se tornan sistemáticas.

Es decir que el niño miente de manera frecuente.Se dice que un niño está mintiendo cuando esconde o disimula la realidad de forma intencional. Sin embargo hay que hacer una distinción entre una mentira y una fantasía.

 

Una fantasía es una modificación de la realidad en función de algo inventado pero, a diferencia de la mentira, en la fantasía el niño cree que esa fantasía es real. Suele ocurrir a menudo en el contexto de un juego.


[Img #8110]Es importante decir que un niño se dará cuenta que está mintiendo después de los 6  o 7 años. Antes no logrará hacer esta distinción en su mente, ya que las funciones lógicas necesarias para este tipo de razonamiento no se han desarrollado aún.

 

¿Niños mentirosos: Por qué miente un niño?
 

Las causas son muy diversas. Un niño puede mentir para compensar sus sentimientos de desigualdad, evitar alguna función o tarea que le desagrade, salir de alguna dificultad o para llamar la atención.

En ciertas ocasiones los niños mentirosos pueden tener este tipo de actitudes por neurosis como una especie de reacción frente a un conflicto doloroso del cual desean escapar del nivel consciente.

En un porcentaje reducido las mentiras en los niños están asociadas con trastornos mentales.

 

¿Cómo enfrentar a un niño mentiroso?
 

Una de las cosas que se puede hacer como padres o docentes es dejar en descubierto la mentira del niño, pero esto no debe ser un castigo violento sino más bien una explicación de la situación por parte de los padres.

Tratar de comprender lo que le sucede (sus verdaderos motivos que impulsaron la mentira) es una buena forma de ayudarlo y evitar que continúe mintiendo.

 

¿Qué hacer para evitar las mentiras sistemáticas?
 

- Dar el ejemplo. A menudo somos los mismos adultos quienes realizamos mentiras inocentes frente a los niños. Esto habilita en el inconsciente de los niños las mentiras que luego se les criticarán.

 

- Hacerle notar al niño el efecto de sus mentiras, pero desde una postura de juego de roles “Role play” para que el niño comprenda lo que sucede tras una mentira.

 

- Ser firmes y explicar los motivos por los cuales no es aceptable una mentira (ni a nivel familiar, ni a nivel social).

 

- Recompensar a los niños cuando enfrenten sus problemas y digan la verdad. [Img #8111]Premiarlos no significa solamente comprarles cosas que ellos desean sino también expresarles su cariño. A menudo los niños mienten para llamar la atención pues, en el fondo, desean ser escuchados y tener la atención de los adultos.

 

- Demostrar el desagrado y la desaprobación por la mentira del niño, haciendo hincapié que la confianza hacia ellos se basa en la verdad.

 

- Elevar los niveles de comunicación con el niño. No sólo nos referimos a la comunicación verbal, también a la comunicación corporal, empática o afectiva. Pasar tiempo de calidad con el niño fortalece los lazos entre padres e hijos y evita no sólo niños mentirosos sino otras tantas problemáticas en ellos.
 

 

 

Por: Ángel Fuentes

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress