Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 16 de diciembre de 2016 | Leída 41 veces
ENTRENAMIENTO

El fuera de juego como movimiento defensivo

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Entrenamiento Formación Fútbol Base

Los grandes cambios tácticos en la historia del fútbol suelen coincidir casi siempre con la variación de la regla del fuera de juego.

En los años 70, el fuera de juego paso de ser una simple regla del juego a una verdadera arma táctica, utilizada por los belgas y por los holandeses para anular las armas ofensivas de los adversarios. Gracias al uso sistemático de esta táctica, unido al talento de los propios jugadores, equipos con poca tradición hasta el momento, como el Anderlecht y el Brujas, consiguieron adquirir resultados sorprendentes en las competiciones europeas.
 

Fue la Holanda del 74, que introdujo el fútbol en la era moderna, el mejor ejemplo de todos los equipos que utilizaban esta táctica. Mientras que los equipos belgas usaban la táctica del fuera de juego dentro de un estilo de fútbol defensivo, Holanda usaba esta táctica incluyéndola en un juego ofensivo, con una línea de presión muy alta. En las últimas temporadas, por los cambios introducidos por la FIFA, la táctica del fuera de juego ha [Img #7904]entrado en desuso.

 

En el 2003, la FIFA dio consejos más restrictivos para penalizar los fuera de juegos, de modo que a un jugador en posición de fuera de juego se le penalizará solo en base de su acción. Es aún reciente, el cambio que hizo la FIFA sobre la regla, estableciendo que el jugador no está en fuera de juego si está en línea con el último defensa.
 

Aun así, la utilización de la táctica del fuera de juego aún se usa hoy como un instrumento defensivo muy válido, sobre todo cuando:
 

  • Nuestro equipo es técnicamente inferior a nuestro rival, y resulta necesario tener a los delanteros contrarios alejados de nuestra área.
     
  • Nuestra defensa, en fase de contraataque del rival, se encuentra en inferioridad numérica.
     
  • En general, para no dar profundidad a los adversarios y tener el equipo junto.

 

La realidad de esta táctica defensiva está demostrada con algunos ejemplos.
 

Hace un par de temporadas, el Chievo italiano obtuvo resultados sorprendentes en la Serie A reintroduciendo, al menos en la primera vuelta, la utilización del fuera de juego, que sorprendió a los demás equipos.
 

Actualmente, equipos como el Barcelona, el Real Madrid y la Juventus, tienen la línea defensiva muy adelantada, usando esta táctica para mantener el equipo junto y anular los delanteros contrarios.

 

¿Cómo entrenar la táctica del fuera de juego?. La primera cosa que hay que entrenar es la capacidad de los defensas de leer la situación de balón cubierto y balón descubierto.
 

El balón esta descubierto (o libre), cuando el poseedor esta libre para avanzar, no está presionado. Es la situación con más peligro. En este caso, la defensa (y los centrocampistas defensivos) deben retroceder, para no dar profundidad a los adversarios y no poder ser cogidos a las espaldas.
 

En el área cada pequeño error es pitado, entonces no debemos dejar entrar a nadie, dentro de lo posible. En el área, el portero es el último jugador de cobertura, ya puede salir y usar las manos.

 

El balón está cubierto (o cerrado), cuando el adversario que controla el balón está presionado y no puede ver nuestra portería. Con el adversario sin tiempo y espacio para jugar el balón, el equipo queda junto y la defensa adelantada.
 

Algunos equipos,  no usan el fuera de juego solo cuando el balón está cubierto, sino también con balón descubierto, en base a la observación del jugador que tiene el balón, por parte del defensor que tiene que avisar de la salida: si el jugador con balón está a punto de disparar desde lejos, he aquí que la defensa sale con un balón descubierto. En este caso, obviamente, es necesario que la defensa tenga una gran lectura táctica de la situación, teniendo que ser [Img #7905]cierto que:

 

  • El jugador adversario quiera ciertamente lanzar a puerta.
  • Los jugadores adversarios en posición correcta no estén en condiciones de poder romper la trampa del fuera de juego; es decir, que se encuentren alejados de la línea defensiva.

 

Un error común de muchos jugadores de la última línea es querer  realizar el fuera de juego  cuando el balón no está cubierto ni presionado correctamente sobre el jugador que lo posee. El entrenador tendrá que observar que los centrocampistas realicen presión individual sobre el poseedor del balón para obstaculizar el juego, permitir a los defensas salir y anular activamente a los jugadores contrarios más adelantados.

 

 

 

Fuente: Javier Blanco

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress