Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 2 de diciembre de 2016 | Leída 235 veces
MOTIVACIÓN

Competir con el alma. La confianza como factor.

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Fútbol Base Motivación

Ganan los mejores, aunque –eso sí- los mejores no siempre sean los más buenos. Quienes lo han vivido y lo han compartido saben que se trata de una cuestión de confianza.

“No permitas que nadie te diga que eres incapaz de hacer algo. Si tienes un sueño debes conservarlo. Si quieres algo sal a buscarlo. La gente que no logra conseguir sus sueños suele decirle a los demás que tampoco cumplirán los suyos.”  - Will Smith (En busca de la felicidad)

 

Todo lo que algunos quieren llamar triunfo, éxito o victoria tiene como elemento esencial e insustituible la fe inquebrantable en las posibilidades propias y de equipo. Efectivamente, cuando lo vives y lo compartes llegas a creer de tal modo en el valor de la entrega que to[Img #7605]do parece posible y, muy poco, inexpugnable. Para entonces, ya estás compitiendo con el alma.


La confianza es una actitud potenciadora que, transformada en hábito, genera en las personas y equipos un espíritu inconfundible, proporciona un sello singular. Y es que, cuando te exiges cierto nivel de presencia y sólo te permites dar lo mejor, se puede llegar a perder sin que resultes del todo vencido. Para entonces, ya estás compitiendo con el alma.


La confianza, como sucede con el compromiso o la misma entrega, transpira sensaciones y construye emociones. La confianza provoca una onda expansiva que termina por contagiar a quienes se encuentran en su área de influencia. Crea una atmósfera distinta pero muy reconocible, porque la confianza se huele, se toca, contagia, embarga, provoca, acciona; la confianza te conduce a un territorio donde no puedes ser otro que tú, ese tú más esencial, ese que construyes cada instante: tu mejor tú… Para entonces, ya estás compitiendo con el alma.


Con frecuencia se confunden ciertos conceptos del ámbito competitivo, de modo que, aunque muchos lo entiendan de otra manera, ser el mejor no se reduce sólo a una cuestión de calidad. Existe un espíritu ingobernable en esa lucha que toda competición brinda, un espíritu inasequible al desaliento, intratable en la batalla, incansable en el propósito marcado; sí, existe ese inconfundible espíritu que forja un equipo cuando se muestra capaz de integrar el talento de sus componentes y lo dispone para el bien colectivo. Entonces arrolla, devora incontenible los metros de cada reto, tritura los obstáculos que presenta cada necesario desafío. Y para entonces, ya estáis compitiendo con el alma.


La confianza que pasó se fue, y la que tiene que venir no está aún para ayudarnos; se trata de encontrar la presencia total, la confianza que mueve el “aquí y ahora”, aquella que pisa y [Img #7607]otorga el poder del presente que nos interpela y nos reta, ése en el que es posible el paso que nos acerca a la meta. Y para entonces, ya estáis compitiendo con el alma.

Compites sabiendo que el límite, con demasiada frecuencia, no deja de ser una representación mental, una creencia limitante tan inconsistente que se desvanece en el momento en el que decides traspasarlo. Y para entonces, ya estás compitiendo con el alma.

 

Quien compite con esa pasión inspira, y quien inspira, lidera. Compites con la intención de descubrir el corazón de tu equipo, tocarlo, ganarlo, movilizarlo, disfrutarlo… Quieres ganar, quieres ser mejor, quieres y vas a conseguirlo; vamos a conseguirlo..

 

 

Fuente: Gabino Carmona

 

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress