Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 23 de noviembre de 2016 | Leída 397 veces
ENTRENAMIENTO

Calentamiento dinámico

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Entrenamiento Fútbol Base

Desde hace un tiempo hasta ahora se está cambiando la forma de entender y de afrontar los calentamientos antes de las sesiones de entrenamiento y de la propia competición. Es una corriente que proviene de los Estados Unidos donde hemos podido comprobar cómo, a todos los niveles y en casi todos los deportes, aquellos estiramientos y estructura clásicos han desaparecido.

Pero el calentamiento dinámico no es algo nuevo como mucha gente piensa, sino que lleva usándose desde los años 70 en los países de Europa del Este.

 

Primero, cabe destacar que hay una cierta evidencia respecto a la reducción del rendimiento inducida por el estiramiento (Behm y Chaouachi, 2011), la cual ha derivado en un cambio de protocolo de estiramiento para la entrada en calor.

 

En cuanto a las distintas disciplinas deportivas, un artículo de investigación (Nosaka et al, 2004) concluye que cuando practicamos deportes con componentes excéntricos (frenazos bruscos, cambios de dirección, etc), sí sería necesario estirar los músculos, y tenerlos a cierta temperatura previa.

[Img #7410]

Por otra parte hay que destacar que el calentamiento dinámico proporciona numerosas ventajas como puede ser el aumento de la flexibilidad en los isquiosurales y un aumento de la fuerza excéntrica en el cuádriceps (Aguilar et al, 2012). Por tanto, podemos lanzar la hipótesis que al realizar un calentamiento dinámico que proporcione movimientos con un componente excéntrico, éstos sean beneficiosos para la prevención de lesiones musculares, las cuáles minimizan su riesgo de aparición con el entrenamiento excéntrico.

 

Una de las ventajas que tiene el calentamiento dinámico es el de que están diseñados para elevar la temperatura del cuerpo, aumentar la excitabilidad de la unidad motora, mejorar la conciencia kinestesica y maximizar rangos de movimiento activo, lo cual va a influir positivamente en la fuerza muscular y la producción de energía (Faigenbaum, 2007). Por otro lado, Grasso (2009) proporciona información sobre que el calentamiento dinámico para un deporte o actividad abarca el aumento de la temperatura corporal y la mejora de la eficiencia del sistema nervioso la cual controla el movimiento, preparando neuromuscularmente al sujeto para las tareas a realizar posteriormente.

 

Mencionar que los estiramientos estáticos no debemos olvidarlos ya que realizados en el momento oportuno, al terminar la sesión de entrenamiento, nos pueden aportar diferentes beneficios como el de aumentar el ROM de la musculatura estirada. Grasso (2009), también nos comenta de que estos estiramientos durante el calentamiento pueden alterar la estabilidad de las articulaciones a un punto que incluso pueden aumentar el riesgo de lesiones.

 

Por lo tanto, podemos concluir que el calentamiento dinámico contiene numerosas ventajas respecto al calentamiento tradicional de estirar estáticamente, como, que involucra al deportista en un movimiento continuo, aumentado su temperatura corporal con los beneficios que ello conlleva, prepara a los músculos de forma específica para el ejercicio posterior, adquieren una coordinación y habilidad motora en tanto en cuanto se producen adaptaciones en el sistema nervioso, se maximizan los rangos de movimientos activos y finalmente preparan mentalmente al deportista para la práctica posterior.

 

Hasta ahora la mayoría de los expertos recomendaba que se realizaran estiramientos antes del entrenamiento. Sin embargo, no existe evidencia científica alguna que demuestre que los estiramientos previos a la actividad prevengan las lesiones.

 

De hecho, hay estudios que demuestran que estirar antes del entrenamiento produce una disminución en la fuerza y la potencia muscular, afecta al rendimiento motor y puede incluso aumentar el riesgo de lesión. También se ha podido demostrar que estirar tan solo 5 minutos disminuye la fuerza y la potencia de las fibras musculares del tren inferior (centrado en la pierna) durante 2 horas.

 

Los calentamientos dinámicos con movimientos específicos de los grupos musculares que se [Img #7411]usaran en la prueba o entrenamiento son más efectivos y no disminuirán el rendimiento, sin olvidar los ejercicios de movilidad articular de las zonas implicadas. El estiramiento estático vendrá, al final de la sesión, para aumentar ese rango de movimiento que requieren la mayoría de disciplinas deportivas.

 

Comentar también que después de una sesión de entrenamiento exigente, con variables de fuerza, potencia y explosividad trabajadas, no debemos forzar en exceso al realizar estiramientos al finalizar los entrenamientos, puesto que pueden existir microroturas en algunas estructuras musculares y/o tendinosas y forzar aumentaría el daño.

 

Por último, hay que tener en cuenta que si un deportista hace estiramientos estáticos en sus calentamientos, habitualmente y desde hace varios años, el cambiar esta rutina seguro que causa inseguridad en su práctica posterior. Por lo tanto proponemos el dejar unos instantes para que cada jugador, y de forma libre, realice una preparación personal antes de cada entrenamiento o competición, sin dejar por supuesto que hagan algo contraindicado.

 

Fuente: cespedycal

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress