Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 16 de noviembre de 2016 | Leída 1852 veces
ENTRENAMIENTO

Metodología de entrenamiento para fútbol base

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Entrenamiento Fútbol Base

Todos los caminos valen si los argumentas y toda metodología es válida si tiene el sustento teórico-práctico.

Aspectos externos que influyen en el rendimiento del fútbol base:

 

1. Scouting
 

Hoy en día me parece imposible no tener una buena red de ojeadores que posibilite tener la mejor materia prima para sacar rendimiento, una red coordinada para saber qué buscar, comparar y proporcionar al entrenador los futbolistas a los que luego él tratará de sacar el máximo rendimiento.
 

2. La figura del coordinador y el equipo de trabajo.
 

El coordinador se ha convertido en una figura fundamental en el fútbol base. Él debe seleccionar a los entrenadores que mejor representen la filosofía del club, hacer que respeten una idea y asentar el proyecto deportivo a través de la proyección que ejerza sobre los entrenadores.
 

3. Crear adherencia.
[Img #7214]

Es importante que el futbolista se sienta partícipe del funcionamiento del club, de sus actividades externas e internas, que vean otras categorías y que el tratamiento humano que recibe le haga sentirse un hombre de la casa.
 

4. Instalaciones.
 

Es importante que haya una buena gestión de los espacios, para que así los futbolistas rindan más en los entrenamientos y aprovechemos para buscar situaciones que acerquen al futbolista al juego real.
 

5. Proyecto deportivo.
 

No entendamos proyecto como algo burocrático y hermético, sino como algo común y en continuo proceso de modelación: una idea sobre la que asentar el crecimiento del futbolista, unos objetivos abiertos y flexibles para saber qué es lo que queremos y por dónde debemos movernos para seguir un modelo de entrenamiento en el que encajen las ideas del club con la identidad de cada entrenador.
 

Aspectos internos del modelo de entrenamiento:
 

  1. Todo entrenamiento debe ir enfocado a la mejora del futbolista, no al lucimiento del entrenador. Focaliza tus intereses en asentar las bases sobre las que cimentar la asimilación de principios y subprincipios de nuestro juego.
     
  2. La competición debe ser el marco real donde pongamos en acción lo entrenado y evaluemos nuestro proceso de progresión. En fútbol base la competición nunca será un fin, será un medio para seguir su proceso de formación.
     
  3. Las tareas deben ser abiertas, mezclando la modalidad condicional con la modalidad de libertad en la toma de decisiones y así buscar la mejora perceptivo-decisional. Deben adaptarse a su edad, intentando no desvirtuar el juego real, pero si adaptándolo a posibilidades y necesidades.
     
  4. La preparación física y técnica deben estar integradas en el trabajo táctico, ya que forman parte de la base estructural de nuestro juego. Entiéndase como táctica, cualquier problema que nos presenta el juego y sobre el cual el futbolista debe decidir.
     
  5. Hay que traspasar el fútbol de la calle a los campos de fútbol, aquel en el que el futbolista se busca la vida, pone sus propias reglas, ayudándole a innovar, crear y superarse para subsistir en aquel marco, que tiene gran credibilidad, ya que son ellos los que lo han creado.
     

Otros factores a tener en cuenta en el trabajo de la base:
 

  1.  El entrenamiento ha de tener una tarea incuestionable, el partido. El niño viene a jugar y no se puede ir del entrenamiento sin haber jugado, habiendo dado 30 pases, 20 conducciones, 4 rondos, etc… no perdamos la esencia de nuestro entrenamiento.
     
  2. Los entrenamientos en la base deben ser didácticos, pero no olvidemos el componente lúdico, sino estamos atentando también sobre la identidad de nuestro deporte, que no deja de ser un juego.
     
  3. La paciencia es la clave para conseguir los resultados en la base: no hay un ritmo continuo y sí discontinuo, que va ligado al proceso madurativo del niño. Cada futbolista debe ser evaluado en relación a su proceso madurativo y no a la comparación del grupo de futbolistas con el que le ha tocado interaccionar por edad.
     
  4. Solo aquello que el futbolista es capaz de asimilar, tratará de reproducirlo. Por lo tanto, provoquemos la comprensión en el fútbol, demos respuesta al por qué y [Img #7216]para qué se hacen las cosas y despertemos el ansia del niño por investigar a través del juego.
     
  5. Demos importancia a entender el fútbol desde distintos puestos para conocer diferentes perspectivas. No debe etiquetarse a un niño en un puesto porque perderá la dimensión periférica que define al fútbol y además se perderá conocer de su propia mano lo que sienten los futbolistas de otros puestos para entender así su forma de actuar.

 

Reflexión final: Por último, quiero transmitir una idea que va en contra de una “moda” que ha instaurado el F.C.Barcelona como club, en el que todos los equipos de la base funcionan como el primer equipo. Esto, que parece de sentido común, no lo es en clubes que cambian continuamente de primer entrenador en el primer equipo y además con perfiles muy diferentes.

 

Por ello, yo abogo por trabajar diferentes modelos y trabajar con el futbolista la diversidad para que desarrolle una gran capacidad de adaptación y le permita adaptarse porque comprende a un equipo, cuyo modelo de juego es ataque directo, combinativo, contraataque o mixto…porque conoce y domina las sinergias en fútbol y las pone al servicio del modelo en el que tenga que desarrollarlas.

 

 

 

Fuente: Javier Lavandeira

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress