Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Redacción
Jueves, 11 de enero de 2018 | Leída 1241 veces

Criterios de incorporación de jóvenes jugadores a una escuela o club de fútbol

Guardar en Mis Noticias.

A la hora de incorporar a jóvenes jugadores a las plantillas de los equipos de la base del
fútbol, todos los implicados en esa labor, debemos ser muy cuidadosos con ella. Labor en la que intervienen los dirigentes del club encargados de la captación de nuevosjugadores, el responsable de la coordinación de dichas categorías inferiores y también tiene su protagonismo el propio entrenador.


Como ya hemos dicho en otras ocasiones, deberíamos atender a los aspectos técnicos y coordinativos principalmente, anticipando en los jugadores captados una mejora a medio y largo plazo de garantías basada en estos aspectos y no en un desarrollo físico acelerado y por encima del resto que tarde o temprano tenderá a igualarse.


[Img #6634]

 

Indudablemente, tenemos como una apuesta de garantía a aquellos chicos con un buen desarrollo físico pero que además gozan de calidad en lo técnico y en lo coordinativo. Durante mucho tiempo, la escuela del Ajax de Amsterdam ha sido un gran ejemplo en esta labor tan importante de trabajar bien en la base del fútbol.

 

La filosofía de formación de jugadores del Ajax es muy enriquecedora, por lo que vamos a hacer un repaso de sus principales características, entre ellas y de manera especial, los criterios de incorporación de jugadores a su academia de formación llamada “De Toekomst” (en español, El Futuro).


Destaca el principio de que la calidad individual es más importante que el sistema, hay una clara defensa al talento individual. Todos los equipos menores de 12 años juegan con 1-3-4-3 y luego pasan al 1-4-3-3, de manera flexible, ya que si poseen dos buenos delanteros centros pueden jugar con el 1-4-4-2, según cuenta en una entrevista Jan Olde Riekerink (director del centro de formación del Ajax).


Y su criterio de incorporación de nuevos jugadores se basa en el TIPS. Esta palabra es la suma de las iniciales de cuatro palabras que conforman los criterios de incorporación de la escuela del Ajax, que son “Technical-Intelligence-Personnality-Speed” (Técnica-Inteligencia /Visión de Juego-Personalidad-Velocidad). Estas cualidades son las que debe poseer un jugador para poder entrar en el Club.


Además, el sentido común es una gran virtud de esta escuela, ya que su radio de acción no va más allá de los 60 kilómetros alrededor de Amsterdam, para no separar a los chicos de su entorno familiar. En el club comen, estudian y juegan, pero su hogar sigue estando en sus casas, ya que no quieren que el jugador abandone su núcleo familiar, ya que se considera que eso es alterar el proceso de maduración natural del chico, y que la inestabilidad no beneficia el desarrollo personal y el futbolístico del jugador.


Para controlar el talento externo, el club cuenta con un numeroso servicio de ojeadores y ha ampliado su búsqueda de talentos con dos “sucursales o clubes satélites” como son el Ajax de Ciudad del Cabo o el Ajax América (Steven Pienaar es un ejemplo de llegar al Ajax a través de la primera de las dos “sucursales” nombradas).


Todos los equipos filiales del Ajax juegan de la misma manera, con movimientos exactos y[Img #6635] con las mismas premisas dentro del terreno de juego. De esta forma su promoción a categorías superiores son de fácil asimilación para los jóvenes jugadores.


Esta prestigiosa escuela de formación del Ajax, ha dado grandes jugadores del fútbol, entre otros: Johann Cruyff, Frank Rijkaard, Marco van Basten, Dennis Bergkamp, Edgar Davids, Clarence Seedorf, Patrick Kluivert, los hermanos Frank y Ronald de Boer, Mark Overmars, Danny Blind, Edwin van der Sar, …


La generación dorada de Louis van Gaal, campeona de Europa en 1995 con nueve canteranos en el once titular, ya pertenece a la historia del Ajax y de este deporte. El Ajax por sus logros y buenos jugadores puede ser denominado como la cantera de la selección holandesa.


Esta forma de trabajo tan exitosa del Ajax ha sido durante años motivo de estudio y de modelo de trabajo para muchos clubes europeos. Dadas sus características creo que hay muchas cosas positivas que aprender de ellos.


Volviendo al caso que nos ocupa, que es la incorporación de jóvenes jugadores a un club
o escuela, está claro que nos debemos guiar por la técnica, coordinación, inteligencia, personalidad y velocidad del chico.


El sentido común, una vez más, debe reinar en nuestra base, ya que es ilógico el separar a un niño de muy corta edad de su núcleo familiar, y aún más, llevarlo a otra provincia donde no esté rodeado de su familia, y ni que decir tiene cuando se le pretende cambiar de país. El entorno familiar juega un papel muy importante en el desarrollo personal de un niño y debemos respetarlo. Por supuesto, posteriormente hay edades donde este proceso se puede llevar a cabo, atendiendo a multitud de factores y teniendo mucho tacto en ello. Recordemos aquí una vez más que la edad cronológica no es suficiente para determinar el desarrollo y maduración de un joven jugador, por lo que habrá que hacer un análisis detallado de su nivel de maduración a aquellos chicos que cronológicamente parezcan aptos para separarlos de su entorno familiar.


Vemos entonces, que para la incorporación de jugadores, se debe atender principalmente a dos aspectos: sus cualidades técnico-coordinativas e intelectuales y a la distancia de su vivienda familiar para no separarles de su entorno afectivo en edades muy tempranas e incluso para que el trayecto al entrenamiento desde casa no le quite el tiempo exigible de estudio.


En un equipo de barrio, por ejemplo, en el que se debe dar cabida a una gran variedad de chicos, debemos atender también a las cualidades que hemos nombrado para no perjudicar a chicos con calidad que no tengan un desarrollo físico prematuro o que sean del segundo semestre del año con un menor desarrollo como el R.A.E. nos indica. Pero como la labor de estos equipos tiene un gran contenido social, se debe dar cabida también a chicos con menores condiciones para jugar al fútbol, aunque para ello se establezcan varios niveles de formación y competición en los equipos. Hay que tener claro que los equipos más modestos tienen un valor social incuestionable e incalculable, y que su trabajo con chicos, que seguramente muchos de ellos no tienen condiciones para jugar al fútbol, es de un altísimo valor formativo y social.


Es evidente que los equipos más modestos deben nutrirse de jugadores de su área de influencia, ya que en estos casos tiene menos sentido el que un jugador tenga un desplazamiento muy lejano para entrenar y jugar. Es lícito que a todos los clubes o escuelas les guste tener equipos competitivos para obtener buenos resultados en este sentido, pero de nuevo el sentido común debe prevalecer sobre ese deseo y nunca se debe tener jugadores en clubes modestos cuya vivienda esté muy lejos del lugar de entrenamiento.
Por supuesto, al hablar de incorporación de jugadores en clubes y escuelas modestas, descarto cualquier tipo de selección en categorías prebenjamín y benjamín, ya que a esas edades deben ser objeto de un trabajo de calidad en dichas escuelas, ya que de otra forma no tendrían cabida en ningún equipo deportivo.


De manera general, vuelvo a reiterar la necesidad de mucho sentido común para la incorporación de jóvenes jugadores a un club o escuela, sea cual sea su condición o nivel y que los criterios de su incorporación se ajusten a aspectos que aseguren una buena formación a medio y largo plazo.
 

 

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress