Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 22 de agosto de 2016 | Leída 189 veces
PSICOLOGÍA

¿Competimos como entrenamos?

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Fútbol Base Psicología

No en pocas ocasiones, como entrenadores, nos encontramos con cuestiones relativas al rendimiento del jugador en la competición. Quizás en algunos casos, el jugador entrena excepcionalmente, pero en el partido no rinde acorde a sus posibilidades o por el contrario, simplemente vemos como no es capaz de leer las situaciones de partido y comete errores de manera continuada en la misma dirección.

Irremediablemente en este tipo de casos, el entrenador debe preguntarse cuestiones relativas a su responsabilidad de director de equipo. ¿Propongo ejercicios adecuados a las necesidades del jugador? Adaptados a sus posibilidades; ¿El jugador está preparado para solucionar los problemas que se plantean en la competición? No sólo a nivel técnico sino a nivel perceptivo y decisional, ¿realmente entrenamos tal como se desarrolla la competición?

 

DESDE LA PEDAGOGÍA CONSTRUCTIVISTA HASTA EL CAMPO DE JUEGO.

 

A veces tratamos de justificar de manera teórica los fundamentos pedagógicos que permiten al jugador, desde una visión constructivista, consolidar su aprendizaje.

 

A partir de este momento, nos situaremos en la práctica, permitiendo al entrenador el uso de herramientas que permitan optimizar el proceso de enseñanza- aprendizaje. Para ello, en el presente artículo vamos a presentar la idea de “juego modificado” como instrumento para el entrenamiento.

 

Los juegos modificados como recurso en el entrenamiento.

 

El concepto de juego modificado (Thorpe y Bunker, 1982), nos va a permitir practicar los deportes colectivos, como el fútbol, a partir de situaciones globales con interacciones similares al juego real, desde compañeros y adversarios hasta dimensiones del terreno y [Img #5370]materiales. Además, presentados de manera adecuada, se adaptarán a las posibilidades decisionales, de ejecución y comprensivas de los jugadores. Esta práctica debe distanciarse del deporte adulto dadas las características evolutivas de los jugadores que tratamos y el momento de aprendizaje en que se encuentren. De este modo, Thorpe, Bunker y Almond (1986) proponen como medios de dicha modificación la representación y la exageración.

 

 

 

Figura 1. Modificaciones del juego real.

 

En cuanto a la representación de los juegos modificados obtenemos los denominados “mini-deportes”, es decir, existe una modificación del número de jugadores, espacios de juego y materiales. De manera, que se relaciona el contexto de juego con las características de los jugadores. Podemos hablar, del fútbol 3 para la categoría formativa Pre-Benjamín; fútbol 5 para la  Benjamín; fútbol 7 para Alevines o fútbol 9 para Infantiles. En estas modalidades tendrá que haber una adaptación del tamaño del balón y del terreno de juego de manera que se adapten a las características físicas y técnico-tácticas de los jugadores.

 

 Figura 2. Premisas de juego en función de la categoría y edad.

 

Por otro lado, la exageración se centra en el aprendizaje de conceptos tácticos. Es decir, se plantean acciones o tareas específicas basadas en situaciones tácticas básicas que permiten una mejor comprensión y aprendizaje de determinados aspectos que optimizarán el rendimiento y la comprensión del juego. Por ejemplo, para el trabajo de progresión hacia la meta, ofrecemos una superior 2 vs. 1 para que el tiempo de toma de decisión y la ejecución no estén sometidas a estrés y el jugador así pueda resolver el problema de manera autónoma. Este hecho, tendrá como lugar un aprendizaje consciente transferible a situaciones de igualdad numérica (puesto que ya es capaz de resolver el problema cognitivo al que se enfrenta).

 

De esta manera será el entrenador el encargado de seleccionar las modificaciones oportunas y más apropiadas del juego real, con los objetivos de rebajar la complejidad técnica de las diferentes acciones al igual que la demanda física

 

En este sentido, Correira, Araujo, et al. (2012) confirman la importancia de manejar el contexto en estos juegos para favorecer la toma de decisiones, en este caso, según los autores no recae tanto la importancia en las circunstancias materiales sino en las limitaciones espacio-temporales; siendo éstas limitaciones críticas a la hora de elaborar las progresiones de enseñanza cuando se aprenden los diferentes deportes de invasión, como el fútbol nuestro caso.

 

Otro de los puntos más importantes a tener en cuenta es el espacio reglamentario. Wein [Img #5371](1995) sugiere que cuanto menos habilidosos y capaces sean los jugadores, más amplias y profundas deberán ser las dimensiones del campo y que el número de participantes sea el menor posible para que el índice de participación en las tareas sea alto, por tanto siempre hay interacción-participación continuada de todos los miembros. Por último y en cuanto al tiempo de juego, la duración de los juegos modificados irán en función de la dificultad de los mismos, asegurándonos un tiempo suficiente para la comprensión de los objetivos a conseguir, tampoco caeremos en el error de repetir o prolongar excesivamente dichos juegos debido a que dejará de ser significativa la práctica.

 

 

 

Fuente: undersoccer.com

Mundo Fútbol Base
Mundo Fútbol Base • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress